Tecnología

Google paga a Francia la estabilidad con inversiones

Google ha anunciado la instalación de un centro de I+D en el entorno de París, así como un incremento de sus inversiones en Francia. No debería extrañar ya que se trata de una de las siete economías más potentes del mundo, excepto por la incertidumbre que siembran los conflictos abiertos entre la compañía y el país galo.

El Presidente de la República de Francia, Nicolás Sarkozy, y el presidente de Google, Eric Schmidt, han acordado aumentar la presencia de la compañía en el país europeo tras un encuentro. Aunque las cantidades concretas no han sido reveladas, el programa incluye la apertura de un centro de investigación y desarrollo, de un instituto europeo de la cultura y el apoyo a emprendedores.

La relación entre ambas partes no ha sido buena, con dos asuntos básicos en el centro del debate. El primero, repetido en otras partes del mundo, acerca de la recopilación de datos privados por parte de los coches negros de Google Street View. Y el segundo, acerca de la digitalización de libros, que Sarkozy interpretó como un expolio cultural a pesar de que la voluntad de la empresa era su libre distribución. El gobierno tiene en marcha su propio programa público para lograr el mismo objetivo, pero estaba teniendo dificultades.

Inversiones a cambio de estabilidad

Google está demostrando que hay una forma de solucionar las disputas con los gobiernos externos al de Estados Unidos más flexible. Si ante China el enfrentamiento frontal de cara a los medios dejó ver una negociación subyacente con las autoridades que terminó con la renovación de sus licencia de negocio en el gigante asiático, con Francia la promesa de inversión también ha funcionado.

Esta estrategia de no confrontación puede resultar beneficiosa para evitar enemistades, mala prensa y litigios. Pero limita sus posibilidades de localizar los recursos de la compañía en el lugar exacto donde sean más productos… Si no está ya todo, pensado, porque Google está cediendo allí donde merece la pena hacerlo. La evolución de su relación dejará claro el éxito de este acuerdo.

Google, Francia y la Neutralidad de la Red

Después del encuentro y vía email, Schmidt ha agradecido “la implicación del gobierno francés y del presidente en el desarrollo de Internet en Francia”. Una declaración cordial pero que obvia un asunto de vital importancia en ese “desarrollo de Internet”. El gobierno francés es uno de los más activos para tratar de acabar con la Neutralidad de la red.

A finales de agosto, un informe filtrado del Secretario de Estado de Economía Digital francés  fijaba las posiciones que debe mantener los miembros de su partido frente al debate de un Internet libre y social. El gobierno de Sarkozy trató de implantar la ley HADOPY, basada en el modelo de los tres avisos, que finalmente fue retirada ante la oposición popular.

Si Google es firme a su compromiso inicial, Schmidt no debería estar de acuerdo con ese “desarrollo de Internet” propuesto por su interlocutor francés. Si se trata de la Google que negoció con Verizon, entonces es probable que sí.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.