Tecnología

Google, Microsoft, Facebook y otros piden reformas en las prácticas gubernamentales de vigilancia

Escrito por Elías Notario

Ocho grandes compañías tecnológicas de EE.UU. se han unido para lanzar una campaña conjunta mediante la que exigen que se refomen las prácticas gubernamentales de ciberespionaje y monitorización masiva

Tenemos un nuevo movimiento de las grandes tecnológicas estadounidenses contra las prácticas gubernamentales de ciberespionaje y monitorización masiva destapadas por Edward Snowden, extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional (o NSA), hace unos meses. En esta ocasión se trata de una campaña pública que pivota en torno a la web “Global Government Surveillance Reform” y a una carta abierta dirigida al presidente Obama y a los congresistas de EE.UU. la cual además hoy aparece publicada como anuncio en los principales rotativos del país.

En concreto AOL, Facebook, Google, LinkedIn, Microsoft, Twitter y Yahoo! son las compañías que se han unido para lanzar la web en la que explican que están firmemente convencidos de que las leyes que regulan la vigilancia gubernamental de las personas y el acceso a su información tienen que reformarse ya que aunque entienden que los gobiernos deben proteger a sus ciudadanos creen que las actuales chocan con la libertad de expresión y la privacidad.

No se quedan sólo ahí. Esta vez han ido un paso más allá e instan a los gobiernos a apoyar una serie de principios y promulgar reformas que los pongan en práctica. Son estos cinco:

1. Limitar la autoridad de los gobiernos para recopilar información de los usuarios
2. Supervisión y rendición de cuentas
3. Transparencia sobre las peticiones de información de los gobiernos
4. Respetar la libre circulación de información
5. Evitar conflictos entre los gobiernos

En el sitio desarrollan los puntos, cada uno de los cuales persigue un objetivo concreto. De forma resumida, con el primero piden cambios legislativos que limiten la capacidad de los gobiernos de obligar a los proveedores de servicios a entregarles información de sus usuarios y también que eviten la recopilación masiva de datos procedentes de las comunicaciones a través de Internet; con el segundo, nuevos marcos jurídicos en los que los poderes ejecutivos estén sujetos a controles y supervisión independiente; con el tercero, nuevas leyes que permitan a las empresas publicar sin restricciones información sobre las peticiones de datos de usuarios que reciben de los gobiernos; con el cuarto, que los gobiernos no bloqueen la circulación de la información (por ejemplo poniendo “muros digitales” como el de China); y con el quinto, un marco sólido que regule a nivel internacional las peticiones legales de datos con el fin de evitar conflictos jurisdiccionales y que sean los gobiernos quienes resuelvan los conflictos que surjan cuando la legislación de un país colisione con la de otro.

Por otro lado, refuerzan los principios descritos acompañándolos de declaraciones sobre el tema realizadas por ejecutivos de las compañías implicadas en la campaña. Una muestra, la de Brad Smith, vicepresidente ejecutivo de asuntos legales y corporativos en Microsoft:

“La gente no va a utilizar tecnologías en las que no confían. Los gobiernos han puesto en riesgo esta confianza y deben ayudar a restaurarla”

En cuanto a la carta que decíamos al principio, la firman todas las empresas citadas anteriormente más Apple y va en la misma línea de lo descrito. La única diferencia es que la centran en EE.UU.

Decidido y fuerte movimiento

La campaña que nos ocupa es el esfuerzo conjunto más fuerte llevado a cabo por las grandes empresas norteamericanas de tecnología desde que su integridad quedó tocada después de que Snowden destapara los programas de espionaje de la NSA y otras agencias en los que estas jugaron un papel fundamental de forma consentida (aunque también es cierto que en los más graves participaron sin saberlo, o dicho de otra forma, los programas de espionaje masivo a personas consistían en intervenir las infraestructuras de las empresas y los datos privados que corrían por ellas sin su consentimiento).

En definitiva, un movimiento de los grandes de la tecnología estadounidense para presionar a los gobiernos –en especial al de EE.UU.– que busca que estos cambien las reglas del juego respecto a ciberespionaje y vigilancia de ciudadanos a través de Internet el cual se une a otros anteriores como la carta enviada en octubre a la Comisión Judicial del Senado o la implementación de nuevas medidas “antiespionaje gubernamental”.

¿Tendrán en cuenta los gobiernos los principios sugeridos por los actores de la industria con más peso? El de EE.UU. seguro que sí porque les va mucho en ello pero respecto a otros, por ejemplo España que justo acaba de aprobar la Estrategia de Ciberseguridad Nacional (ECN), no está tan claro. Pase lo que pase, lo que sí deberíamos tener todos claro a estas alturas es que nosotros, las personas, somos los primeros que debemos velar por nuestra privacidad informándonos, realizando propuestas y aplicando medidas prácticas de seguridad; si dejamos todo en manos de empresas y ejecutivos, saldremos perdiendo siempre.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com