Tecnología

Google Maps cumple diez años: cómo olvidar doblar mapas

Google Maps cumple diez años: olvidar cómo se dobla un mapa
Escrito por Redacción TICbeat

Pocos imaginaban en el momento de su lanzamiento lo que el gigante de Internet sería capaz de hacer con un mapa.

En un reciente estudio de la agencia PHD sobre el impacto del reciente cierre de Google News en España despuntaba un dato interesante: pese a ser más polémico, parece que el agregador de noticias resulta mucho menos popular y necesario entre los usuarios encuestados que Google Maps, que acaba de cumplir diez años. El 93,6% de los consultados declararon conocer la aplicación de mapas del gigante de Internet, y un 34,2% señaló que lo usa, al menos, una vez a la semana.

No hace falta citar su posición en todas las últimas encuestas sobre usos de aplicaciones e Internet móvil para comprender que la geolocalización y la navegación GPS se han convertido en uno de los usos estrella de los smartphones. Pero cuando Maps apareció en línea hace diez años, nadie sabía muy bien qué pensaba hacer Google con un mapa.

Porque, sí, la herramienta apareció, sin que ni siquiera sus creadores así lo desearan. Poco antes, el gigante había adquirido tres startups: Keyhole, Where2 y Zipdash. Como recoge hoy la web especializada en tecnología Recode, fue un usuario avispado el que compartió la URL del proyecto beta en el que entonces trabajaba Google, un día antes de la fecha prevista para el lanzamiento oficial. Los usuarios se toparon, entonces, con un mapa en el que solo aparecían tres países: Estados Unidos, Canadá, y México. El resto era océano. Aun así, les gustó.

Diez años después, Google Maps ya no solo es un mapa dibujado. También es el itinerario más corto –ya sea en coche o a pie-, también es el autobús que pasa más cerca, o el tiempo previsto para un desplazamiento en función de factores como el tráfico. También son los negocios y lugares de interés que se encuentran cerca del punto en el que estamos. También es el caos que se desata en la ruta del usuario cuando Maps no está actualizado con las últimas obras o cambios en el entorno por el que circula.

También es visión satélite –una funcionalidad que apareció en 2005, permitiendo a sus usuarios dar, virtualmente, la vuelta al mundo- y vista a pie de calle, gracias a los no siempre bien vistos automóviles de Street View.  El sistema de recogida de imágenes de Maps y su aprovechamiento por parte de los gobiernos de EEUU y Reino Unido para el ciberespionaje ha despertado a veces los recelos de los usuarios más preocupados por su privacidad. Hoy Google busca alejarse de la polémica llevando estos equipos a lugares como las Galápagos, los Alpes Suizos, Venecia, Bután… e incluso el interior de la Casa Blanca, para que cualquiera pueda pasear por ellos desde su conexión a Internet.

Maps ha alcanzado dos hitos a los que cualquier aplicación aspira: sustituir el método anterior (a este paso, se nos olvidará doblar un mapa) y hacerse imprescindible para los usuarios y distribuidores. Piedra angular de los dispositivos Android, su llegada a iOS en diciembre de 2012 también fue sonada: el deseo de los usuarios de Apple por contar con la aplicación de Google quedó patente en las pocas horas que le hicieron falta para encabezar la lista de apps más descargadas a iTunes tras su lanzamiento. Antes, el servicio propio de mapas de Apple había caído por su propio peso.

¿Lo último? La adquisición, en agosto de 2014, de Skybox Imaging, una empresa con una red de satélites capaz de tomar vídeos e imágenes en alta resolución de la superficie terrestre. Como dice a Recode Megan Smith, que trabajó en el desarrollo de Google Maps, “el reto de decidir que vas a hacer un mapa del mundo es que ya nunca podrás parar”.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.