Tecnología

Google lanza monturas de titanio para sus gafas inteligentes Glass

Escrito por Elías Notario

Ahora sí, Google acaba de abordar de verdad el tema del diseño de sus gafas inteligentes Glass lanzando varias monturas de diferentes estilos para ellas

Por el mes de octubre del año pasado la gente de Google presentó la segunda versión de Glass, sus gafas inteligentes que permiten al usuario desde buscar en Internet hasta consultar el correo electrónico. A nivel diseño la mentada segunda versión de las Glass es prácticamente igual a la primera así que ante su llegada muchos volvieron a preguntarse cuándo abordaría Google de verdad ese tema capital. Pues ya tenemos la respuesta, hoy 28 de enero de 2013, día en el que los del buscador acaban de anunciar cuatro monturas y tres nuevos “paneles de cristal tintado” para el dispositivo que nos ocupa.

En concreto se trata de cuatro monturas con cristales y diferentes estilos -Split, Thin, Bold y Curve- confeccionadas en titanio las cuales han englobado bajo el nombre de Titanium Collection, y otros tres nuevos “paneles de cristal tintado” de diferentes estilos también -Edge, Classic y Active- que a diferencia de las monturas van fijados en el marco clásico de las Glass.

Dicho de otra forma, a partir de ahora aquellos que adquieran unas Google Glass tendrás las siguientes opciones: comprar las de siempre, esas compuestas por el dispositivo inteligente en sí y una montura de diseño excesivamente futurista; comprar las de siempre más uno de los “paneles de cristal tintado” que se fijan al marco mediante tornillos; comprar el dispositivo junto a unas de las nuevas monturas de la colección Titanium (aquellos que ya tengan unas Glass tienen la posibilidad de hacerse con una montura por seperado).

Por otro lado, y aquí llega la otra parte interesante del asunto, las monturas de la colección Titanium están pensadas de tal forma que quienes usan gafas graduadas puedan sustituir los cristales normales que traen por unos graduados. Bueno, ellos no, alguna de las empresas estadounidenses del sector de la visión con las que Google se ha asociado o cualquier otra (el proceso de cambio de cristales es similar al seguido en las gafas graduadas de toda la vida).

Ahora bien, como siempre suele pasar no todo lo que reluce es oro. Sigue habiendo problemas claros, entre los que destacan el elevado precio de las monturas y paneles (225 y 150 dólares respectivamente, a los que hay que sumar los 1.500 dólares que cuesta el propio dispositivo), que las monturas/gafas no pueden utilizarse sin Glass (la patilla derecha de las mismas es más corta de lo normal para poder acoplarles el dispositivo), y por último que tampoco es posible ponerles los “paneles de cristal tintado” a estas.

A pesar de ello, estamos ante un movimiento importante porque gracias a él Google acaba de hacer más “socialmente aceptables” las Glass y también que sean un dispositivo interesante para más personas (las que utilizan anteojos graduados y aquellas que los entienden como un complemento “a nivel moda”). En definitiva, otro paso de Google a través del que continúan evolucionando las Glass, que lanzarán al mercado genérico en 2014 (de momento sólo pueden comprarlas los que reciben invitación de alguien que en la actualidad ya tiene unas Glass).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com