Tecnología

Google a la UE: sus resultados de búsqueda no son antimonopolio, sino “relevantes”

google
Escrito por Manuela Astasio

El gigante de Internet presenta su respuesta oficial a las acusaciones de la Comisión Europea.

Google acaba de defenderse oficialmente de las acusaciones de antimonopolio que el pasado mes de abril la Comisión Europea presentó contra su servicio Google Shopping. El gigante de Internet niega la mayor y ha afirmado, en su respuesta oficial, presentada, según recoge Recode, este jueves en Bruselas, que piensa defenderse.

El principal argumento de la defensa de Google, ampliada en esta entrada en su blog oficial en Europa, podría resumirse así: no es que sus resultados de búsqueda discriminen a servicios de la competencia, sino que son jerarquizados mediante un algoritmo en función de su relevancia para los consumidores. La compañía declina así cualquier manipulación en el hecho de que, según su tecnología, algunas ofertas de sus rivales no sean tan relevantes para sus usuarios.

Además, de acuerdo con Kent Walker, consejero y vicepresidente sénior de Google y autor del post, la Comisión Europea no solo se equivoca en el planteamiento de que los resultados de búsqueda de compras en Google incurren en prácticas de monopolio, sino que además “no ha sido capaz de argumentarlo”. Walker afirma que las acusaciones son incorrectas tanto desde el punto de vista legal como desde el económico.

Desde Google sostienen que se han valido de la analítica web para mostrar las razones por las que no consideran que la jerarquización y presentación de sus resultados de búsqueda perjudica en forma alguna a la libre competencia en Europa, y de paso recuerda que son eBay y Amazon los principales actores del mercado del comercio electrónico en el continente.

El gigante de Internet defiende su nuevo formato de anuncios en Google Shopping y asegura que mostrar publicidad de acuerdo con “datos estructurados” no hace sino “mejorar la calidad de los anuncios y facilitar a los usuarios que encuentren lo que necesitan”.

Además, afirma Walker, el universo del comercio electrónico ha cambiado en los últimos tiempos debido al notable incremento de consumidores y nuevos actores. El tráfico orgánico, cita, aumentó un 227%, y con él la forma de comparar y comprar productos. Walker sugiere que los usuarios tienden a acudir siempre a aquellas tiendas y negocios que ya conocen y que, por tanto, tienen una presencia online más consolidada, lo que podría influir en los resultados de búsqueda que los algoritmos les muestran.

Google ha sido investigada desde 2010 por la Comisión Europea, por violar sus leyes antimonopolio. La investigación de la Comisión Europea, que dura ya cinco años, ha prestado especial atención a cinco áreas concretas: el posible sesgo que Google realiza de sus resultados de búsqueda, la supuesta omisión de contenido de compañías rivales, los presuntos acuerdos con anunciantes para excluir los servicios de la competencia y la firma de contratos con socios y clientes que podrían limitar el uso de otras plataformas. El gigante de Internet podría enfrentarse a una multa de un 10% de sus ingresos globales. O, lo que es lo mismo, de 6.000 millones de dólares (más de 4.600 millones de euros). Algunos analistas, no obstante, defienden que el mercado online evoluciona a una velocidad tan tremenda que las acusaciones de la UE contra Google podrían perder pronto su sentido si, por ejemplo, la hegemonía del actual gigante de Internet llegase pronto a su fin, produciéndose, así, una autocorrección.

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.