Tecnología

Google, investigada por trucar los resultados de búsquedas

Continúa la tormenta judicial en Google. La compañía ha terminado con el juicio sobre las violaciones de privacidad en Buzz pagando antes de llegar ante el tribunal. Pero en Estados Unidos, será investigada por la posible discriminación a dedo de ciertas páginas web en los resultados de su buscador. La culpa, de Microsoft, dicen.

El posicionamiento en Google, una de las técnicas más estudiadas, protegida por un algoritmo que nunca se llega a conocer del todo, podría estar trucado. Esa es la demanda que han realizado diversas pequeñas empresas y que ha sido admitida a trámite en el estados estadounidense de Texas.

Compañías como Foundem, SourceTool y my Triggers forman parte de una denuncia que se queja de la desigualdad del buscador, que muestra sus resultados en peores posiciones por ser competencia directa. Se trata de un asunto básico para el desarrollo de un negocio online, ya que aparecer en la primera página o incluso es las primeras posiciones es básico para la supervivencia de pequeñas compañías que no tienen capacidad de inversión en otros medios publicitarios.

En Google, sin embargo, argumentan que uno de sus grandes rivales, el mayor en el terreno de las búsquedas, está detrás de todo. Según sus investigaciones, Microsoft está relacionada con esas tres compañías de diversos modos: mediante la financiación de webs hermanas o por haber contratado abogados que previamente han representado a Microsoft.

Google paga 8.5 millones de euros por violaciones de privacidad

Ningún juez ha declarado culpable a la compañía por que las partes han acordado una solución económica ante la denuncia por violación de la privacidad en Google Buzz contra la empresa. Google pagará 8,5 millones de dólares a la denunciante si finalmente el juez autoriza la medida.

La demanda hace referencia a los primeros meses de vida de la red social, cuando aún importaba los contactos de la Gmail, lo que permitía a terceras personas acceder a listas de correo electrónico que deberían permanecer en secreto.

“Google ha realizado cambios a la interfaz de Google Buzz para aclarar las operaciones y las opciones de los usuarios de Buzz”, reza el documento de resolución, aludiendo a las modificaciones realizadas más tarde para adecuarse a la legalidad. Ahora el usuario es el que decide qué parte de Google Buzz quiere que sea pública y a los ojos de quién.

Los abogados se ingresarán un 30% del dinero del acuerdo, mientras que el resto irá para organizaciones dedicadas al mantenimiento de la privacidad en Internet y a la educación.

No son, sin embargo, los problemas más graves que afronta la compañía, que tiene en Google Street View su mayor contienda. Diversos países, entre los que destacan por su dureza Alemania, España y Corea del Sur, investigan las grabaciones que sus coches han realizado de las líneas WiFi privada abiertas. Ese puede se su gran juicio.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.