Tecnología

Las Google Glass blancas, las más demandadas en la primera venta pública

glass2-1
Escrito por Manuela Astasio

Google se muestra efusivo y declara que las cosas van rápido, aunque no comunica cuántas unidades se han puesto a la venta ni cuántas se han vendido.

Quedan unas pocas horas para que termine la primera venta al público en Estados Unidos de las Google Glass, las gafas inteligentes de Google, y el experimento se salda con un claro vencedor: el modelo ‘Cotton’ (en blanco) de las lentes, que fue el primero en agotarse.

La venta comenzó a las 6 de la mañana del día 15 de abril, hora del Pacífico, y concluirá 24 horas después, a la misma hora del día 16 (hay nueve horas de diferencia con España).

Google ha puesto a la venta un número limitado, aunque indefinido, de sus Glass, para comprobar si el dispositivo tiene quorum entre el público. En cualquier caso, las actuales Glass no dejan todavía de ser un prototipo, del que la compañía espera, fundamentalmente, obtener un feedback útil por parte de sus usuarios sobre qué aspectos deben cambiar o mejorar.

Hasta ahora, solo podían acceder a unas Glass algunos desarrolladores o aquellos que formaran parte del programa Explorers, al que habitualmente se ingresa a través de contactos o de instituciones educativas o de investigación. Google asegura que había recibido muchas solicitudes de personas que no conseguían entrar en el programa y por eso decidió abrir esta venta, aunque ésta ha estado restringida a Estados Unidos porque la compañía no se sentía preparada para atravesar aún sus fronteras con las Glass.

El precio de lanzamiento de las Glass en esta venta pública, que incluía un accesorio –montura o lentes de sol- de regalo, ha sido el mismo que para los Explorers, 1.500 dólares más tasas, aunque se espera que éste descienda cuando el dispositivo esté totalmente comercializado.

“Things are moving fast”

A mediodía el equipo de Google Glass publicaba una actualización en su perfil de Google Plus, encabezada por un efusivo “¡Vaya mañana!”, en la que explicaba que el modelo Cotton ya se había agotado, lo cual significaba, en palabras de la compañía, “que las cosas estaban sucediendo muy rápido”. Los otros colores –Charcoal (carbón), Tangerine (mandarina), Shale (pizarra) y Sky (cielo)- no se agotaron, o, al menos, Google no ha informado durante estas horas de tal hecho, aunque la compañía no ha emitido todavía ningún veredicto sobre esta primera venta, en la que se desconoce tanto cuántas unidades han sido vendidas como cuántas han sido ofertadas.

Las Glass adquiridas ayer tardarán siete días hábiles en llegar a sus compradores, que debían cumplir el requisito de contar con una dirección postal en Estados Unidos, y éstos dispondrán de un período de treinta días para posibles cambios o devoluciones.

Las gafas inteligentes de Google han despertado pasiones de todo tipo en Estados Unidos, desde las de quienes se conectaron a primera hora de la mañana para hacerse con su ejemplar hasta los que las miran con escepticismo porque son un prototipo e, incluso, cierto rechazo, por la incertidumbre que despiertan en cuestiones de privacidad. Justo ayer un joven periodista fue atacado en San Francisco por una mujer que le arrancó las Glass que llevaba de la cara, no con la intención de robarlas, sino de arrojarlas al suelo.

 

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.