Google dona 15.000 ordenadores Raspberry Pi a escuelas británicas

raspberrypi

La fundación Raspberry Pi, creada por Google, repartirá 15.000 ordenadores por los colegios de Reino Unido con el objetivo de impulsar una nueva generación de programadores, según recoge BBC News.

Los Raspberry Pi son microordenadores cuyo precio gira alrededor de los veinte euros, con un diseño orientado a que los niños aprendan a programar.

La fundación que lleva su nombre destina los beneficios de su venta a causas benéficas, pero, en este caso, Google ha considerado que repartirlos de forma gratuita por escuelas británicas ya constituye de por sí una inversión de futuro

Reeducar a las escuelas

Distintas voces de las TIC se han alzado en los últimos tiempos para advertir de que la enseñanza de nuevas tecnologías que se imparte actualmente en las escuelas no es la adecuada.

Por una parte, porque no es la preparación que requieren los que serán los empleos del futuro. Y, por otra, porque se sigue insistiendo en que los alumnos solo aprendan a usar los ordenadores, cuando además, tal y como defienden empresas como Google y Microsoft, deberían saber programarlos.

En los últimos diez años, el número de alumnos británicos que aspiran a estudiar programación y lenguajes informáticos se ha reducido un 23% en el caso de los preuniversitarios y un 34% en cuanto a los que ya están licenciados.

Uno de los cofundadores de Raspberry Pi, Eben Upton, confía en que esta iniciativa pueda reducir poco a poco dicha caída.

Para garantizar el máximo aprovechamiento de estos microordenadores, Google colabora con socios como Code Club, Computing at School, Generating Genius y Coderdojo, que se encargarán de distribuir los Raspberry Pi por las escuelas.

Asimismo, Google patrocina la formación de profesorado para nuevas tecnologías en colaboración con la organización benéfica Teach First.

Recelo en algunos sectores

Aun así, esta iniciativa y otras similares han levantado ciertas suspicacias en Reino Unido respecto a la conveniencia de que las grandes corporaciones intervengan de esta forma en las escuelas.

Desde la Unión Nacional de Profesores se quejan de que los colegios están siendo utilizados por las empresas para promocionar sus marcas a cambio de recursos como libros, equipos deportivos u ordenadores, algo que puede debilitar los esfuerzos del profesorado para educar a sus alumnos sobre los peligros de la manipulación y la explotación comercial.

Mientras tanto, a los Raspberry Pi les surgen cada vez más competidores, algunos con un coste similar, como los 8-bit Fignition, de Julian Skidmore, y otros de coste más elevado pero con más funcionalidades, como los Cotton Candy Android de FXI o los Next Unit of Computing de Intel.

Foto cc: blakespot

Etiquetas ,
Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

Contenidos Relacionados

Top