Google destina 5 millones de dólares a luchar contra la pornografía infantil en la red

forbidden

Los niños que sufren abusos sexuales no solo los sufren cuando estos se producen, sino que vuelven a ser víctimas de ellos cada vez que su imagen se reproduce en la red. Ese es el sino de la lucha de Google, que ha anunciado que destinará 5 millones de dólares a combatir la pornografía infantil: implementar sistemas que permitan la persecución de este tipo de contenido sin necesidad de visualizarlo.

Como explica la directora de Google Giving, Jacqueline Fuller, en una entrada en el blog oficial de la compañía, parte de ese presupuesto irá destinado al National Center for Missing and Exploited Children (NCMEC), en Estados Unidos, a la Internet Watch Foundation, en Reino Unido y a otras organizaciones similares en Canadá, Europa, Australia y Latinoamérica.

“Nuestro objetivo es que la información esté disponible para todos, pero existe información que nunca debería crearse ni encontrarse”, reflexiona Fuller en el post.

Más de la mitad de las imágenes interceptadas por el NCMEC en 2011, añade, procedían de fuera de Estados Unidos, algo que apremia a tomar medidas globales y establecer vínculos entre todos los organismos que luchan contra la pornografía infantil en el mundo.

Perseguir sin mostrar

Google cita datos del NCMEC que aseguran que el número de imágenes y vídeos con contenido pedófilo detectado en 2011 (17,3 millones) fue cuatro veces mayor que el de 2007, y que esta cifra sigue aumentando. Desde 2008, el gigante de Internet desarrolla una tecnología que permite “etiquetar” este tipo de contenidos de forma que sea posible identificarlos y ubicarlos sin necesidad de que el ojo humano los vea. Hace poco, además, la compañía empezó a trabajar en un sistema de huellas digitales encriptadas que permitirá crear una base de datos internacional con imágenes de pornografía infantil para detectarlas, eliminarlas y emprender acciones legales contra los criminales que las generan.

Una acción necesaria

En un artículo en la revista Forbes, el abogado Larry Magid, miembro del NCMEC desde hace 15 años, recuerda que el mes pasado John Carr, consejero de seguridad en la red para el gobierno británico, instó a Google a que endureciese su lucha contra la pornografía infantil después de que se supiera que dos asesinos de niños que habían sido detenidos utilizaban el buscador de buscadores para encontrar pornografía infantil.

Tanto Carr como Magid se congratulan de la decisión tomada por Google. “Estoy seguro de que esta medida permitirá que el contenido no sea accesible más que para quienes trabajan para perseguirlo desde la ley”, asegura este último.

Magid cita, además, el ejemplo de otras compañías que también trabajan en sistemas similares para detectar el contenido pedófilo en la red. Es el caso de Microsoft, que ha desarrollado un sistema al que conoce como “el ADN de las fotos”, que permite vincular imágenes que aún no han sido detectadas a otras que sí lo han sido, incluso en el caso de que las primeras hayan sufrido alguna alteración (antes de que existiera dicha tecnología, con cambiar un solo píxel de una foto, esta podía resultar ilocalizable). Facebook se vale de esta tecnología para interceptar estas imágenes y enviarlas al NCMEC, desde donde son reportadas a las fuerzas de seguridad.

Foto cc: Uwe Hermann

Contenidos Relacionados

Top