Drones Tecnología

Google busca pilotos de pruebas para sus drones de los Project Titán y Wing

project-wing

Con el fin de controlar los drones del Project Titán y Wing, Google ha publicado sendas ofertas de empleo en su página web en las que detallan su necesidad de incorporar al equipo de estos proyectos dos personas que se dediquen a testar las aeronaves.

Google contrata cada año a cientos de ingenieros, programadores, expertos de marketing y profesionales de toda índole, aunque hasta ahora no habíamos visto a la compañía de Larry Page y Sergey Brin tantear el mercado laboral en busca de pilotos de aeronaves no tripuladas.

Y es que, con el fin de controlar los drones del Project Titán y Wing, Google (o Alphabet, para ser más exactos) ha publicado sendas ofertas de empleo en su página web en las que detallan su necesidad de incorporar al equipo de estos proyectos dos personas que se dediquen a testar las aeronaves.

En ambos casos, Alphabet demanda personas expertas que sean capaces de pilotar la aeronave, ejecutar correctamente las listas de verificación y seguir un plan de vuelo y gestionar con eficiencia la estación de control en tierra. Como cualificaciones previas, la empresa busca profesionales con al menos cinco o seis años de experiencia en pruebas de vuelo con drones, aunque también primará a aquellos solicitantes con títulos oficiales de piloto comercial o certificaciones de la FAA en aviación tradicional.

projectwing

Por otro lado, y mientras que los interesados en formar parte del equipo de Project Wing pueden ser de cualquier nacionalidad, en el caso de Project Titán sólo pueden acceder a la oferta ciudadanos estadounidenses o con permiso de residencia permanente en el país. Ello es debido a que la persona que logre el puesto deberá trabajar con datos técnicos del Departamento de Defensa de EEUU, lo que obliga a este requisito previo por motivos de seguridad nacional.

La ley estadounidense y las pruebas de drones

La ley estadounidense restringe en gran medida del tipo de vuelos de prueba que los aviones no tripulados pueden llevar a cabo. Una de las estipulaciones en todas las licencias de vuelo de drones comerciales es que un operador humano debe estar al mando del dispositivo en todo momento y que el dron no debe salir de su campo de visión en ningún momento.

Google-Project-Titan

Eso afecta al Project Wing, ya que el Project Titán opera a mayor altitud que los aviones comerciales y, por ende, no está sujeto a estas reglas, aunque Google prefiere por el momento que sean humanos los que estén al frente de los tests.

Project Wing vs Project Titán

Wing y Titán son los nombres que han recibido los dos proyectos clave de Google en el ámbito de la aviación no tripulada. Sin embargo, y aunque ambos tienen como objetivo desarrollar drones de alta eficiencia, sus fines y mecanismos son bien distintos.

Por su parte, Project Wing es la apuesta de Google por hacer realidad las entregas de paquetes a domicilio de manera automatizada, un campo en el que ya están trabajando con énfasis otras compañías como Amazon. Alphabet espera poder empezar con las operaciones de estos drones comerciales en 2017.

Google-Project-Wing

A su vez, el Project Titán es una inicativa que busca fabricar aeronaves no tripuladas que vuelen a mucha altitud y con gran rendimiento, movidos por energía solar. Titan Aeroespacial opera un centro de investigación y desarrollo en Moriarty (Nuevo México) donde la empresa está realizando pruebas de vuelo con la FAA dentro del Sistema Nacional del Espacio Aéreo con el fin de lograr la Certificación de Aeronavegabilidad Especial para el dron Solara. El objetivo de este proyecto no es otro que proporcionar conexión a Internet en zonas remotas por medio de estos dispositivos, que darían cobertura a las zonas de la Tierra por las que sobrevolaran.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.