Tecnología

El futuro del entretenimiento

Hoy ha comenzado la edición 2011 de Ficod y el fundador de una de las editoriales más importantes, Tim O’Reilly subió al escenario como plato fuerte de la sesión inaugural para hablar del futuro del entretenimiento y su relación con los servicios e internet.

Ante una auditorio repleto, O’Reilly analizó el camino que siguen los productos de entretenimiento y la relación que están logrando con los servicios de utilidades, gracias a la gran demanda de apps que ha generado el mercado móvil.

Para explicarlo, O’Reilly ha mostrado una fotografía de uno de los coches autopilotados de Google señalando que “esto antes era un libro”. La explicación tiene que ver con la gran evolución que han tenido algunos productos en muy poco tiempo. Hace 10 años se utilizaban mapas y guías para obtener direcciones para ir en coche de una ciudad a otra o incluso dentro de la misma. En 2004 Google compró una compañía de mapeo digital que acabaría convirtiéndose en Google Maps, que al incluirse en los teléfonos móviles transformó la forma de buscar direcciones para siempre –es cierto que los navegadores llegaron antes pero han impactado sobre todo a colectivos profesionales, mientras que Google ha logrado que todos los usuarios de smartphones tengan Google Maps-. Los coches autopilotados son el reflejo de la capacidad de Google de producir  e innovar a partir de la recolección de datos, pero también la de la desaparición del contenido a favor de los servicios como herramienta de entretenimiento.

Los smartphones se encuentran en el centro de dicho proceso ya que “aumentan nuestros sentidos así como nuestra capacidad de retener información”, y son dispositivos que pueden informatizar elementos fundamentales de nuestro día a día. Además del ejemplo de los coches autopilotados (y del propio Google Maps) está Siri.

Imagen coche autopilotado: Wikipedia.

Sobre el autor de este artículo

Edgar Camelo