Tecnología

El fundador de Snapchat explica por qué rechazó a Facebook

El fundador de Snapchat explica por qué rechazó a Facebook
Escrito por Manuela Astasio

Evan Spiegel, escogido por la revista Forbes como uno de los jóvenes empresarios más exitosos, relata los detalles de su encuentro con Mark Zuckerberg.

En una entrevista con la revista Forbes no exenta de polémica –ya han sido solicitadas varias rectificaciones a la publicación- el creador de la exitosa aplicación Snapchat, Evan Spiegel, ha descrito los pormenores de la reunión en la que le dijo a Mark Zuckerberg que no quería formar parte de Facebook. Ni siquiera aunque la oferta de adquisición fuera de 3.000 millones de dólares.

Spiegel, que tiene 23 años, vive en casa de sus padres y forma parte del ranking elaborado por Forbes de 30 empresarios de éxito con menos de 30 años, ha explicado que rechazó la proposición de Facebook porque no consideraba que le compensara arriesgar la futura trayectoria de una empresa tan prometedora como la suya por obtener un beneficio a corto plazo. Aunque también es posible leer entre líneas que no le gustaron los modos de Zuckerberg.

Según ha relatado Spiegel a Forbes, durante el primer encuentro con Mark Zuckerberg, celebrado en un apartamento privado en medio de gran secretismo, el fundador de Facebook se presentó con todo atado y bien atado: les mostró a él y su compañero Bobby Murphy la que pretendía que fuera su agenda a partir de su alianza, con fechas y estrategias inmediatas planeadas y diseñadas de forma unilateral. Los responsables de Snapchat no solo rechazaron la oferta, sino que se la tomaron casi como una amenaza y, cuando regresaron a sus oficinas, les regalaron a todos sus empleados un ejemplar de El arte de la guerra, de Sun Tzu.

Más adelante, Zuckerberg decidió ceder en sus aspiraciones, y fue entonces cuando se produjo la comentadísima oferta de compra por 3.000 millones de dólares, que Snapchat volvió a rechazar. Spiegel ha declarado que, aunque fuera digna de tener en cuenta, seguía siendo una cifra insuficiente para lo que él y su equipo se traen entre manos.

Tras la publicación de la entrevista, sin embargo, Spiegel ha solicitado que se rectificasen algunas de sus declaraciones: en el artículo de Forbes se cita al fundador de Snapchat asegurando que, tras la primera invitación de Zuckerberg a Mountain View, Spiegel le dijo algo así como “no voy a ir yo, ven tú”, extremo que ha sido desmentido por este último, después de haber sido tildado de arrogante. Spiegel ha publicado la cadena de emails que se intercambió con Zuckerberg y ésta muestra que fue un viaje que el fundador de Facebook tenía programado a Los Ángeles lo que estableció los términos de la reunión.

Una pequeña gran amenaza para Facebook

Snapchat es una aplicación de envío instantáneo de archivos de vídeo e imagen que cuenta con la particularidad de que éstos desaparecen automáticamente del servidor y los terminales cuando ya han sido vistos por todos los receptores. Sus creadores aseguran en su web oficial que la idea se les ocurrió cuando empezaron a ver a sus contactos preocupados por algunas de las fotos en las que les etiquetaban en Facebook.

Según la compañía, cada día se envían a través de su aplicación 400 millones de snaps (archivos de foto o vídeo), y la revista Forbes calcula que más de 50 millones de personas en todo el mundo utilizan ya la aplicación, que supone una amenaza para Facebook no ya en cuestión de usuarios, sino de ideología: Snapchat, mucho más preocupada por la privacidad de quienes la utilizan, al menos en apariencia, que la gran red social, ha encontrado en los millennials –los jóvenes nacidos a partir de finales del siglo pasado- su público potencial. Y ellos son, al fin y al cabo, quienes decidirán el futuro de las nuevas tecnologías. Mientras que la media de edad de los usuarios de Snapchat es de 18 años, la de Facebook es de 40.

Foto cc:  jdlasica

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.