Tecnología

La recogida online de datos plantea problemas de seguridad

La recogida online de datos plantea diversos problemas de seguridad

El sector Fintech -aquellas empresas de servicios financieros que utilizan la última tecnología existente para poder ofrecer productos y servicios financieros innovadores- todavía se enfrenta a muchos retos, cambios y procesos de implantación. La problemática de la privacidad de los usuarios, dado el uso masificado de herramientas para recopilar la información de los clientes, la ha puesto de manifiesto el periódico anglosajón Business Insider, recalcando la preocupación institucional por la seguridad de los datos.

Así está el Fintech en España hoy en día

El sector bancario es uno de los que puede experimentar más problemas, especialmente en relación a las filtraciones y errores de seguridad de las entidades, que han a la luz en los últimos años. Se trata de una inquietud que se agranda a la vez que avanza la cantidad de empresas que llevan a cabo esta recogida de datos online, poniendo en peligro la reputación de las mismas por parte de los consumidores.

Los problemas de seguridad y privacidad en el sector Fintech

En los últimos tiempos, asistimos al incremento de las llamadas FinTech, junto a la exploración de nuevos modelos para aprovechar su base de datos, ambos factores que inciden sobre la preocupación en materia de seguridad. En la búsqueda de soluciones y análisis de los riesgos y oportunidades propios de esta nueva realidad tecnológica, la European Banking Authority (EBA) ha decidido publicar un libro blanco que profundiza en la cuestión de la recopilación de datos por parte de las empresas Fintech y la seguridad o privacidad de los mismos. Este documento, ofrece la oportunidad de realizar comentarios y aportaciones hasta el 4 de agosto.

Este documento pretende por una parte identificar estos beneficios y riesgos potenciales en el sector Fintech con respecto al uso innovador de los datos -que por una parte, permite acelerar y descentralizar multitud de operaciones, pero que por otra, puede poner en peligro la seguridad de los usuarios-, y por otra, estudiar si el marco regulador y legal debe renovarse para adaptarse a estos nuevos tiempos regidos por el uso de las TIC.

La EBA ha citado entre los riesgos a las las asimetrías en la información, el uso indebido de los datos, los problemas de seguridad y los posibles riesgos para la reputación de las entidades ante la fragilidad de los datos. Por supuesto, no todo son riesgos, y existen beneficios como la reducción de los costes, la mejora de los productos o el nacimiento de nuevas modalidades y fuentes de ingresos.

“A diferencia de las instituciones financieras, los consumidores no siempre tienen un conocimiento profundo sobre el marco legal aplicable al uso de sus datos personales y financieros,” ha comentado la EBA.  La asimetría de la información es todavía más compleja en las transacciones transfronterizas, en las la aplicabilidad de los requisitos legales no es siempre clara.”Estas empresas tienen la opción de aplicar reglas automatizadas basadas en la información proporcionada por los consumidores que podrían derivar en un uso de los datos poco transparente y un tanto arbitraria.”

Fintech y Banca Tradicional, ¿el inicio de una larga amistad?

Según la entidad, la visión en tiempo real del comportamiento del consumidor -a través del análisis de sus datos de pago y geolocalización, entre otras- puede ser clave para que las FinTech sepan anticipar su comportamiento y prevenir estos problemas, adaptando su cartera de productos a las nuevas necesidades de la empresa, y por ende, de los clientes.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.