Tecnología

Fibra óptica: ¿qué significan las siglas FTTH, FTTC o FTTS?

fibra-optica

Normalmente hablamos de fibra óptica como un estándar en sí mismo, como una opción tecnológica única. Sin embargo, existen diferentes modalidades dentro de esa vaga concepción. FTTH, FTTC y FTTS son las tres más importantes y aquí os contamos las diferencias entre cada una de ellas.

En España, la cobertura de banda ancha de 100 Mbps alcanza ya al 76% de los españoles. No en vano, somos el país europeo con mayor despliegue de fibra óptica (con más de 35 millones de accesos) y una de las potenciales mundiales en penetración de usuarios móviles y del uso de smartphones. 

Sin embargo, y aunque normalmente nos refiramos a la fibra óptica como una tecnología en sí misma, lo cierto es que en su seno se engloban varios tipos distintos de despliegue distintos con sus peculiaridades técnicas, ventajas y desventajas tanto a nivel de rendimiento como de coste. Las tres principales son FTTH, FTTS y FTTC, si bien en nuestro país el principal canal que se está utilizando es FTTH (en exclusiva por parte de operadores como Telefónica).

2018: el año en que la fibra óptica debería llegar al 85% de los españoles

¿En qué se diferencian exactamente estos tres modelos? ¿Por qué los operadores de telecomunicaciones optan por una u otra alternativa? Te lo explicamos a continuación:

FTTH (fiber-to-the-home)

Las primeras de las siglas son FTTH (fiber-to-the-home), la conocida como fibra por excelencia, la fibra ‘de verdad’. Hablamos de una conexión de fibra que va desde la central hasta la oficina o el establecimiento que tiene contratado el servicio, de forma directa y sin ninguna clase de bloqueos o cambios de línea.  100% pura fibra, que podríamos decir.

Gracias a que solo hablamos de fibra óptica en todo el camino, se trata de la alternativa que ofrece un mayor rendimiento y la mayor de las estabilidades. De hecho, los despliegues FTTH permiten velocidades de hasta 1 gigabit por segundo en descarga y otros 200 Mbps de subida.

Sin embargo, todo eso tiene un precio: FTTH es la fibra óptica con un mayor coste y mayores dificultades de despliegue en zonas rurales o donde no existe una demanda suficiente para dar cabida a una instalación tan ambiciosa en todos los hogares.

FTTC (fiber-to-the-cabinet)

En un segundo escalafón nos encontramos con la opción del FTTC (fiber-to-the-cabinet). En este caso hablamos de un modelo en el que la red de fibra óptica llega a un stand ubicado cerca de las casas y oficinas donde ha de usarse esta tecnología. Estos puntos de conexión, también llamados armarios o cabinas de telecomunicaciones, generalmente se encuentran a una distancia de 300 o 500 metros de los destinos finales.

Entonces, ¿cómo se conecta la fibra con el hogar final? Con esta solución,se emplea el tradicional cable de cobre para cubrir la última milla, con lo que se pierde algo de rendimiento (las velocidades pueden exceder los 100-200 Mbps de descarga, pero no mucho más allá) a cambio de un precio mucho menor -casi comparable al del ADSL-.

FTTS (fiber-to-the-street)

Finalmente, y siguiendo en el escalafón bajo de la fibra óptica, nos encontramos con otro tipo de conexión: FTTS (fiber-to-the-street). Muy parecida a la modalidad anterior, con FTTS nos referimos a que el despliegue de red de banda ancha no llega directamente ni a la casa ni a la oficina de los abonados, sino que ésta se acaba en un armario cerca del edificio (a unos 150-200 metros). Y, de nuevo, para llegar al punto final, se apuesta por el par de cobre de toda la vida.

Las infraestructuras FTTS también tienen bajos costes y tiempos de despliegue reducidos en comparación con el FTTH: igual que en el caso anterior, la tarifa mensual será más baja que la de un FTTH, pero el rendimiento nunca alcanzará los niveles de una fibra óptica que llegue directamente a nuestra casa, sin pasar por cabinas y cables de cobre. 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.