Tecnología

Europa ya da pasos hacia la tecnología 5G

5geuro
Escrito por Marcos Merino

El rápido aumento de dispositivos conectados obliga a instituciones y empresas a empezar a planificar la nueva tecnología inalámbrica.

Pensemos en el actual ritmo de consumo de tecnologías conectadas (PC de sobremesa, portátiles, tabletas, smartphones) y de implantación de otras muchas nuevas (como los wearables) en los últimos años. Intentemos ahora, en base a esos datos, calcular cuántos dispositivos conectados habrá en el mundo hacia el final de esta década. ¿Complicado, verdad?

Pues la consultora IDC lo ha hecho, y ha pronosticado que llegaremos a los 2.460,5 millones de dispositivos con conexión a Internet.

Esto, unido a la importancia cada vez mayor del cloud computing y el big data en los modelos de negocio de las grandes empresas tecnológicas, plantea una pregunta, obvia: ¿tendrá la infraestructura de red la velocidad y capacidad necesarias para sostener semejante nivel de tráfico de datos? O dicho de otra forma… tecnología 5G ¿cuándo, y con qué características?

El mes pasado se celebró en Munich el 5G @ Europe Summit, impulsado por Huawei y sus socios para sentar las bases de la quinta generación de red inalámbrica y de su desarrollo e implantación en Europa. Durante el mismo Thinaut Kleiner, responsable de Tecnologías de Redes de la Comisión Europea, vaticinó que Europa lideraría la implantación del 5G gracias a los recursos con los que cuenta (el poder de sus operadoras móviles y el conocimiento de los 7 millones de empleados del sector de las telecomunicaciones residentes en nuestro continente).

Este liderazgo estaría basado en una estrategia de colaboración público-privada, con el correspondiente paquete de inversiones. Todas las partes son, sin embargo, muy conscientes de que están ante un proceso tan largo como lo fue la transición del 3G al 4G, y que la expansión de la nueva tecnología podría no comenzar hasta ya entrada la próxima década.

Pero los retos que se tendrán que enfrentar son muchos:

  • Rediseñar la infraestructura para poder soportar hasta 1.000 veces más capacidad que la red actual.
  • Explorar la tecnología M2M (de máquina a máquina) como apoyo a la conectividad masiva.
  • Reducir la latencia de la red.
  • Aumentar la seguridad, eficiencia energética y rentabilidad económica de su infraestructura.

Otro de los debates se centra en la necesidad de reunificar estándares de acceso a la red a la hora de diseñar el nuevo 5G: expertos de la Universidad de Luxemburgo apuestan por el uso de la tecnología satélite como solución, mientras que los de Huawei apuestan por unificar cualquier sistema por debajo de 6 Ghz en el 5G.

Y la postura de Huawei no es, desde luego, secundaria en este debate: es la compañía que encabeza la inversión en la red inalámbrica europea, y ha destinado recientemente 600 millones de dólares adicionales en nuestra industria de telecomunicaciones sólo para investigar en el desarrollo del 5G de aquí a 2018. Participa también, junto al Gobierno del Reino Unido y compañías como Samsung y BT, en el 5G Innovation Centre de la Universidad de Surrey.

El Dr. Wen Tong, director del Laboratorio de Wireless Research de Huawei, ofrece datos de qué prestaciones vaticina en la futura tecnología 5G: tiempos de acceso inferiores al milisegundo, descargas con picos de 10Gbps que permitirán descargar películas HD en un segundo. Y sobre todo, mejoras en la amplitud de cobertura de la red.

Parece que la próxima década puede ser un buen momento para ser internauta en la UE.

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.