Tecnología

Europa sienta los límites al derecho al olvido

Los candidatos a las europeas en las redes: mucha España, poca Europa y webs lentas

Si eres empresario y tus datos personales figuran en algún registro público, has de saber que no podrás exigir su retirada tras la última sentencia de los tribunales europeos.

Después de todos los esfuerzos para poner en marcha el derecho al olvido en el territorio europeo (aprobado hace ya dos años), las instituciones comunitarias comienzan a pulir los límites de este atributo. Así pues, el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea acaba de dictaminar que las personas individuales no pueden exigir que sus datos sean borrados de los registros proporcionados por una empresa a organismos oficiales. 

La decisión se produce tras la denuncia del empresario italiano Salvatore Manni, quien fue indemnizado por la Cámara de Comercio de Lecce al tener incluido entre sus registros que había dirigido una empresa que se declaró en quiebra en 1992 y se liquidó por completo en 2005. Manni argumentó, en su demanda original, que debido a esta información pública no pudo vender algunas propiedades en un complejo turístico a cargo de otra empresa liderada por él mismo.

Impacto legal, social y económico del derecho al olvido

En su fallo, el máximo organismo judicial europeo ha entendido que los registros sobre empresas deben ser siempre públicos para garantizar la seguridad jurídica y proteger los intereses de terceros. Además, afirman desde esta entidad, las instituciones oficiales sólo recogen una cantidad limitada de información personal sobre los empresarios, principalmente su identidad y funciones desempeñadas, con lo que no supone una intromisión directa ni demasiado grave sobre su propia imagen, vida privada y datos confidenciales.

Sin embargo, el tribunal también ha reconocido que podría haber situaciones específicas en las que el acceso a los datos personales en los registros sobre empresas podría ser limitado, por ejemplo tras un largo período después de la disolución de una empresa. Un escenario hipotético que deberá ser examinado caso por caso.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.