El dominio de la pornografía online: ¿de qué tiene miedo Europa?

girloncomputer

La prohibición del uso de pornografía online en Islandia el mes pasado ha causado tendencia. La Unión Europea consideró una propuesta de eliminación de la legalidad de pornografía online y por ahora lo ha rechazado. Pensemos o no en la libertad de información, el impacto de contenido explícito en internet es cada vez mayor y la cantidad de contenido está creciendo. Según las estadísticas de Online MBA, la pornografía supone ya un 12% de las páginas web en internet y cada segundo 28.258 personas están viendo contenido explícito. 

Aunque el contenido pornográfico no sea intencionalmente dirigido a todos los internautas: ¿Quién puede controlar qué personas lo están viendo? El problema es grave: por una parte, la censura de internet es algo debatido (y rechazado) por los internautas en general, quienes consideran que atentaría contra sus libertades. Si dejan que se censure cualquier cosa, ¿quién va a parar los pies a los gobiernos u organizaciones que quieran censurar más? Sin embargo, no pueden negar que la falta de control hace que el contenido no apto para niños esté a un par de clicks. Esta nueva propuesta tenía el objetivo de proteger a  las mujeres y los niños en la red.

La propuesta, que se presentó ante el Parlamento Europeo el 12 de marzo, explicaba de forma concisa el porqué de la protesta contra las demostraciones explícitas online. La forma en la que las niñas son representadas en el espacio público reduce la estima en la que son tratadas por la sociedad y promueve la violencia contra las niñas“, dice el informe presentado, “mientras que mujeres y hombres jóvenes son los más afectados por el nuevo status cultural de la pornografía, la ‘generalización de la pornografía’, el proceso actual cultural en la que la pornografía se está filtrando en nuestras vidas a diaro como algo aceptado de forma universal, muchas veces idealizado, elemento cultural, manifestándose especialmente en la cultura de los adolescentes”, continúa. 

Aunque no está sugiriendo que los anuncios son la causa de violencia contra mujeres, acusa a los medios de tener poca conciencia del impacto que sus acciones, vistas por todo tipo de público sin censura, pueden tener sobre las nuevas generaciones, que están expuestas a más información que nunca gracias al impacto de la tecnología.

El ‘no’ de Europa da un respiro a la industria pornográfica, cuyo público está cada vez más online. El por qué de la negación aún está por descubrirse: ¿acaso tienen miedo de no poder censurar internet?

Las consecuencias más graves, para los más jóvenes

La discriminación de género en los medios, comunicación y anuncios sigue siendo muy frecuente y facilita la reproducción de estereotipos de género, especialmente la representación de las mujeres como objetos sexuales para promover ventas, mientras que en publicidad las mujeres suponen un 27% de los empleados o profesionales mostrados, pero un 60% de los que se representan haciendo la limpieza del hogar o cuidando niños; mientras que la publicidad y los medios pueden también ser un catalizador importante en el combate contra los estereotipos y prejuicios de género”, apunta el informe.

Los que más pecan de objetivar a las mujeres son la industria alcohólica, programas de televisión, juegos de ordenador y videos musicales. “Los niños se enfrentan a los estereotipos de género en una edad muy temprana, a través de modelos de conducta promovidos por series de television y programas, discusiones, juegos, videojuegos y anuncios, materiales de estudio y programas de educación, actitudes en el colegio, la familia y la sociedad, que influyen en la manera en la que los hombres y las mujeres se deben comportar, que tienen implicaciones para el resto de sus vidas y futuras aspiraciones”, explica.

Y es que el rol de la pornografía ha tenido un papel importante en el trastorno de los pensamientos de los jóvenes, quienes creen que el contenido explícito online representa el sexo en la vida real. Según un artículo de la BBC, la consejera de Relate Sharon Chapman explicó que muchos jóvenes veían afectadas sus vidas sexuales debido a la influencia de la pornografía. “Mientras la pornografía se ha ido haciendo más accesible, se distorsiona la visión de las personas sobre lo que debería ser una vida sexual normal. Creo que también ha convertido el sexo en algo más extremo. Cuando ves una imagen sexual que es increíblemente gráfico y exagerado en términos de rendimiento sexual, quita el misterio y el elemento de experimentación entre dos personas”, dice Chapman.   

Foto cc AnitaPeppers

Contenidos Relacionados

Top