Tecnología

Europa carga contra Google y comienza a investigar Android

Google
Escrito por Esther Macías

Tal y como se rumoreaba finalmente la Comisión Europea ha remitido un pliego de cargos a Google en el que alega que el gigante tecnológico ha abusado de su posición dominante en los mercados de servicios de búsqueda general en Internet en el Espacio Económico Europeo (EEE) al favorecer sus propios productos de comparación de precios en sus páginas de resultados de búsqueda general. El organismo ha abierto también un procedimiento formal para investigar Android.

Tal y como se rumoreaba finalmente la Comisión Europea ha remitido un pliego de cargos a Google en el que alega que el gigante tecnológico ha abusado de su posición dominante en los servicios de búsqueda general en Internet en el Espacio Económico Europeo. El organismo indica que la empresa favorece sus propios productos de comparación de precios en sus páginas de resultados de búsqueda general. Una práctica que, según la Comisión, “infringe las normas antimonopolio de la UE al obstaculizar la competencia y perjudicar a los consumidores”.

En palabras de Margrethe Vestager, comisaria europea de Política de Competencia: “Me preocupa el hecho de que la empresa haya otorgado una ventaja injusta a su propio servicio de comparación de precios, lo que infringiría las normas antimonopolio de la UE. Google tiene ahora la oportunidad de convencer a la Comisión de lo contrario. No obstante, si la investigación confirmara nuestras inquietudes, Google se vería obligado a hacer frente a las consecuencias jurídicas y a cambiar la manera en que desarrolla sus negocios en Europa”. En este sentido, hay que puntualizar que esta remisión de un pliego de cargos “no prejuzga el resultado de la investigación”, como matizan desde la Comisión. Si Las acusaciones de la Comisión se confirmaran Google debería abonar hasta el 10% de sus ingresos en multas.

Investigación de Android

Por otro lado, el organismo ha abierto también un procedimiento formal para investigar si Google incurre en prácticas monopolísticas en lo que respecta a su sistema operativo para dispositivos móviles Android. En concreto, analizará si la empresa ha realizado acuerdos contrarios a la competencia o ha abusado de su posición dominante en el campo de los sistemas operativos, aplicaciones y servicios para dispositivos móviles inteligentes. “Los teléfonos inteligentes, las tabletas y demás dispositivos similares desempeñan un papel cada vez más importante en la vida cotidiana de muchas personas y deseo cerciorarme de que los mercados en este ámbito puedan desarrollarse sin restricciones anticompetitivas impuestas por cualquier empresa”, explica Vestager.

Respuesta de Google

Respecto a la primera acusación, sobre el servicio de comparación de precios de Google, la compañía puede responder a las alegaciones de la Comisión en un plazo de diez semanas y, a continuación, solicitar una audiencia formal.

Desde Google, Amit Singhal, vicepresidente senior de Google Search, asevera en un comunicado que en la compañía respetan la acción de la Comisión pero están “en profundo desacuerdo con la necesidad de emitir un Pliego de Cargos y estamos deseando presentar nuestro punto de vista en las próximas semanas”. “Aunque puede que Google sea el motor de búsqueda más usado, ahora podemos encontrar y acceder a información de maneras diferentes y, las alegaciones de daños relacionadas con consumidores y competidores, han demostrado ser incorrectas”, añade.

En lo que se refiere a la investigación sobre el sistema operativo móvil de Google, según indica en otro comunicado Hiroshi Lockheimer, vicepresidente de Ingeniería de Android, esta plataforma “ha ayudado a crear la mayor capacidad de elección e innovación en dispositivos móviles hasta la fecha”. Lockheimer explica que Android nació de una frustración: la única forma de crear apps hace diez años “era dispositivo a dispositivo y plataforma a plataforma, Google tenía una armario con cientos de teléfonos que se probaban uno a uno cada vez que queríamos lanzar un nuevo software”. “Esperábamos que, ofreciendo un sistema operativo magnífico y de fuente abierta, podríamos catapultar la innovación, permitiendo a los fabricantes y desarrolladores centrarse en lo mejor que hacen.En ese preciso momento, la gente pensaba que este plan era una locura”.

En un momento como el actual, recuerda el portavoz, en el que los smartphones proliferan y pueden adquirirse, “sin ayudas o contratos”, por menos de 100 dólares, y en el que “el sistema de apps ha explotado, ofreciendo a los consumidores la mayor capacidad de elección hasta la fecha”, “Android ha sido un componente clave para incentivar esta competencia y capacidad de elección, ya que reduce precios e incrementar la elección para todas las personas (hay más de 18.000 dispositivos diferentes disponibles en la actualidad)”. Lockheimer recalca que es un sistema operativo de código abierto que “todo el mundo puede usar de forma gratuita” y “no solo en teléfonos”, pues ya se utiliza en tabletas, relojes, televisores, coches, etc.

Algunos dispositivos Android utilizan servicios de Google y otros no”, continúa Lockheimer, que especifica que “las apps que compiten directamente con Google como Facebook, Amazon, Microsoft Office y Expedia, se encuentran fácilmente disponibles a los usuarios de Android. Muchas de estas apps vienen precargadas en dispositivos Android, además de las apps de Google. El reciente Samsung Galaxy S6 es un buen ejemplo de esto, ya que incluye apps instaladas de Facebook, Microsoft y Google. Los desarrolladores pueden elegir las plataformas y más del 80% de los desarrolladores crean apps para varios sistemas operativos móviles diferentes”.

Lockheimer subraya que es posible usar Android sin Google, “aunque ofrece auténticos beneficios a los usuarios de Android, a desarrolladores y al ecosistema en general”. En comparación con Apple, afirma, “hay muchas menos apps de Google preinstaladas en teléfonos Android que apps de Apple en dispositivos iOS”.

Además, sentencia, “no solo Google se ha beneficiado del éxito de Android. El modelo de Android ha permitido a los fabricantes competir con sus innovaciones exclusivas. Los desarrolladores han alcanzado enormes audiencias y han creado unos sólidos negocios. Los consumidores tienen ahora una capacidad de elección sin precedentes a los precios más bajos hasta la fecha. Estamos deseando ocuparnos de estos temas de forma más detallada con la Comisión Europea durante los próximos meses”.

Además de la acusación sobre los servicios de búsqueda y la investigación sobre Android no hay que olvidar que la Comisión está investigando también a Google sobre otros aspectos como el supuesto trato de favor otorgado por Google a sus resultados de búsqueda general de otros servicios de búsqueda especializada y sobre las preocupaciones acerca de la copia de contenidos web de sus rivales (sustracción de datos), la exclusividad publicitaria y restricciones indebidas a los anunciantes.

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.