Tecnología

Este robot amenaza con acabar con la profesión de albañil

ladrillos
Escrito por Sandra Arteaga

La compañía norteamericana Construction Robotics ha desarrollado a SAM, un robot que tiene la capacidad de poner ladrillos seis veces más rápido que un albañil.

Es un hecho: la eficiencia es una de las grandes ventajas que tienen los robots frente a los seres humanos. Las máquinas son capaces de realizar muchas tareas mejor que nosotros, en menos tiempo y sin necesidad de descanso, unas cualidades que las convierten en el operario perfecto.

Multitud de expertos vaticinan el advenimiento de la Cuarta Revolución Industrial, y si echas un vistazo a la tecnología que nos rodea estarás de acuerdo en que no faltan indicios para pensar que falta poco para que los trabajadores sean sustituidos por máquinas. Las cifras hablan por sí solas: en una fábrica de telefonía móvil china ya lo han hecho y gracias a esto su productividad ha crecido un 250%.

Ahora, hemos conocido un robot perfectamente cualificado para trabajar codo con codo con los obreros de la construcción. Se llama SAM (Semi-Automated Mason) y tiene la habilidad de poner ladrillos seis veces más rápido que un albañil. La máquina está capacitada para poner cada día una media de 3.000 ladrillos, mientras que sus homónimos humanos solo alcanzan a colocar 500 en cada jornada de trabajo.

SAM está compuesto por una plataforma móvil que se va adaptando a las características del terreno y estabiliza al robot, una bomba de cemento, un brazo robótico y un depósito para los ladrillos que le proporciona un operario.

5 puntos clave para saber si tu trabajo podría ser sustituido por un robot

Uno de los principales retos a los que se enfrentaron sus desarrolladores fue el de conseguir estabilizar el robot, ya que, a diferencia de otros modelos que trabajan en interiores, las condiciones de una obra no son predecibles y la máquina se tiene que enfrentar a las inclemencias climatológicas, como el viento o la lluvia. La plataforma que sostiene a SAM es la solución, ya que le aporta la sujeción adaptable que necesita para colocar los ladrillos con precisión. 

No obstante, este robot no está pensado para sustituir a los obreros de la construcción humanos, sino para trabajar en colaboración con ellos. Así lo aseguran sus fabricantes, que indican que está diseñado para ser un compañero de los albañiles que permite aumentar la producción de la cuadrilla entre 3 y 5 veces.

“No vemos que las obras estén totalmente automatizadas en las próximas décadas, y tampoco en los próximos siglos”, afirma Zachary Podkaminer, director de construcción. “Lo que hace SAM es coger los ladrillos, poner cemento y colocarlos en la pared. Todavía requiere de un albañil para trabajar junto a él. SAM solo está ahí para hacer el trabajo pesado”.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Sandra Arteaga

Sandra Arteaga es periodista y escribe sobre informática y tecnología de consumo desde hace más de nueve años. Cacharrea con ordenadores desde la era de Spectrum y no hay videojuego que no haya probado ni joystick que no haya pasado por sus manos.
Escribo reportajes de actualidad e Internet y prácticos en Personal Computer & Internet desde 2008.

  • Rodolfo Rodriguez

    Y los robot quien los montan?