Tecnología

Estas son las expectativas para el sector del dron

negocio rentable drones
Escrito por Lara Olmo

Las diversas aplicaciones profesionales de los drones hacen prever que en los próximo años tendrán un papel fundamental en la generación de riqueza y empleo.

100.000 nuevos puestos de trabajo y un impacto económico de 82.000 millones de dólares. Estas son las contundentes cifras que se prevé alcance el sector del dron en los próximo años. Y es que estas naves hace tiempo que dejaron de ser (sólo) juguetes de radiocontrol para convertirse en vehículos profesionales no tripulados utilizados en actividades tan diversas como la ingeniería, la fotografía, el cine o la ecología.

Son los cálculos que ha realizado la Association for Unmanned Vehicle Systems International (AUSI), organización americana sin ánimo de lucro dedicada a promocionar comunidades de sistemas no tripulados y de robótica. Sus pronósticos coinciden con los de la Comisión Europea, que estima que los drones supondrán en 10 años el 10% del sector de la aviación.

Piloto de drones, una profesión con futuro

En el caso de España el sector está teniendo un crecimiento exponencial gracias también a la normativa que regula el uso de este tipo de aeronaves tripuladas por control remoto. Mientras seguimos a la espera de que se publique la nueva ‘Ley de drones’, que traerá algunos cambios, según la AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea) en los primeros 20 meses de regulación en nuestro país se han recopilado interesantes datos: como los 1.249 operadores habilitados, las 2.241 aeronaves registradas o las 65 escuelas ATOs autorizadas para impartir los cursos de pilotos de drones, además de 89 organismos, entre operadores y fabricantes, que imparten formación práctica.

¿Cuales son los pasos que hay que dar para ser piloto profesional de drones en España? Lo primer es obtener la certificación homologado por la AESA como piloto de RPAS (Remotely Piloted Aircraft System), que expiden las academias ATOs. A continuación, para poder realizar trabajos profesionales, es necesario estar bajo el paraguas de una operadora ( o bien crearse una propia).

Como decíamos al principio son muchos los sectores profesionales en lo que puede ser interesante, o a veces incluso necesario, el pilotaje de drones. Ahí van unos ejemplos:

  • La logística: los drones pueden integrarse fácilmente en los procesos de trabajo del sector logístico, por ejemplo desplazándose entre almacenes muy distantes entre sí para hacer inventario.
  • Mantenimiento: estas aeronaves también pueden realizar tareas de mantenimiento, como controlar el estado de líneas eléctricas o de grandes infraestructuras, como líneas de tren, puentes, barcos, etc.
  • Agricultura: desde controlar cultivos, detectar zonas con falta de riego o de fertilizantes, localizar enfermedades y plagas, o supervisar las áreas fumigadas, los drones pueden ser una herramienta muy útil para la agricultura de precisión.
  • Seguridad: los drones pueden complementar las tareas de vigilancia en áreas grandes como fábricas, oficinas y centrales energéticas. Por otra parte, la policía también puede reforzar con drones su presencia en eventos que atraigan grandes afluencias de gente; de hecho, en Estados Unidos, los cuerpos policiales de las ciudades de Seattle y Miami ya están empezando a hacerlo.
  • Periodismo y fotografía: la incorporación de cámaras cada vez más sofisticadas en los drones abre todo un abanico de nuevas posibilidades al mundo del periodismo, ya que permiten captar imágenes que, de otra forma, serían muy difíciles de conseguir, por ejemplo en zonas en guerra, o en áreas que hayan sufrido una catástrofe natural.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.