Tecnología

Estados Unidos presiona en su guerra cibernética contra China

censuraEl Departamento de Estado de Estados Unidos empleará 19 millones de dólares con el objetivo de evitar la censura del gobierno chino para los internautas del gigante asiático. Aparte de tratar de facilitar el acceso a contenidos que son vetados por las autoridades, estos fondos son parte de la guerra cibernética que ambos países sostienen desde hace tiempo.

A falta de que el presupuesto sea aprobado por el Congreso de Estados Unidos, el Departamento de Estado de este país ha ofrecido una suma de 19 millones de dólares para pasar por encima de la censura que existe en diferentes lugares, como China o Irán.

Estos países bloquean determinado contenido que atenta contra los intereses del Estado, lo que supone un freno a la libertad de Internet y a la red como concepto global, accesible a todos por igual. El anuncio de la financiación llega después de una entrevista en la que la secretaria de Estado Hillary Clinton mostró su irritación a las autoridades chinas por intensificar la presión sobre la disidencia intelectual.

Según el Departamento de Estado estos fondos están destinados a identificar el contenido que los países censuran y hacerlos accesibles al conjunto de la población internauta de estos lugares. Los métodos que cita Michael Posner, asistente del secretario de estado a cargo de los derechos humanos, son “el email o colgar [el contenido] en blogs o RSS o sitios web que el gobierno todavía no ha descubierto cómo bloquear.”

Internet libre, ¿en todas partes?

Estados Unidos alza aquí la bandera del Internet libre, configurándose en adalid de la libertad de expresión online, algo que contrasta con la postura tomada en otras cuestiones.

Al producirse una de las últimas filtraciones de WikiLeaks la misma Hillary Clinton criticó la actitud del portal, acusándolo de haber robado y publicado sin consentimiento informaciones que no le pertenecían. A la vez, la secretaria de Estado insistía en el compromiso de Estados Unidos con la libertad en Internet.

Precisamente WikiLeaks reveló informes concretos sobre la guerra cibernética que han mantenido a lo largo de 2010 Estados Unidos y China. La salida de Google del país asiático fue parte de este capítulo y fue utilizada como forma de presión. Según los nuevos fondos parece que ésta continúa, aunque ahora de una forma menos velada.

La pugna entre ambas potencias también se libra en otros terrenos de la tecnología. Concretamente dentro del área de la supercomputación, recientemente Obama aprobó un presupuesto de 126 millones de dólares para el desarrollo de máquina de informática a exaescala para competir con la supercomputadora Tianhe-1A.

Sobre el autor de este artículo

Pablo G. Bejerano