Tecnología

Espiar a la competencia como forma de mejorar nuestro propio SEO

escuchar notas de voz whatsapp truco

¿Quieres superar a tus rivales? Lo mejor es espiarlos. Por eso, en este artículo te damos 5 consejos para mejorar nuestro propio SEO, simplemente, echando un vistazo a nuestra competencia. ¿Quieres saber cómo?

“Al enemigo, ni agua”. Se trata de uno de los dichos más repetidos del mundo, un mantra que apela al secretismo industrial y a la máxima de mantener dentro de la casa las claves que nos han convertido (o aspiran a convertirnos) en un éxito en el mercado.

Una estrategia que guarda cierto sentido desde un punto de vista psicológico, pero que no sirve de mucho en plena era digital. Justo cuando tanto se habla de colaboración en la industria por el bien de los consumidores. Y justo cuando la información que podemos obtener de nuestros rivales, en un intercambio bidireccional y justo, lejos de debilitarnos lo que genera es negocios más fuertes y sostenibles.

Estas son las 7 tendencias SEO que predominarán en 2018

De los rivales podemos aprender cuáles son los pilares que les han permitido ganarnos en determinadas áreas o evitar los errores que, competidores más experimentados, hayan cometido antes que nosotros. Puede parecer que eso solo beneficia a una de las partes, pero en realidad ambos polos obtienen conocimiento clave que eleva el listón de la innovación al llevar la pugna comercial a un nivel superior.

Pero como esta filosofía no siempre es compartida por los agentes de la industria, al final el ingenio lleva a que muchos encuentren atajos para descubrir los secretos de sus rivales. Si bien esto puede resultar harto complejo en determinados casos (a ver quién es el osado en averiguar el algoritmo de búsqueda de Google), en otros puede resultar relativamente simple. Por ejemplo en la arena del posicionamiento SEO de nuestra competencia, como mostramos a continuación en estos cinco sencillos pasos:

1. Ingeniería inversa

consejos para saber si estas pagando bien tu seo

Todo el mundo compite por elegir las mejores palabras clave que nos permitan colocarnos en la primera página de Google en las búsquedas más frecuentes de los usuarios. Si no queremos arriesgarnos, podemos simplemente curiosear cuáles son las keywords con las que nuestra competencia está más identificada, especialmente en cuanto a las meta keywords se refiere. Para conocer estas últimas, tan solo deberemos entrar en la web de la empresa a la que queremos ‘espiar’, pulsar con el botón derecho en cualquier punto de la pantalla, seleccionar ‘Inspeccionar’ y ver todo el código a continuación.

Si queremos hacer un análisis más en profundidad, tampoco deberemos complicarnos mucho la vida. Herramientas como SEMrush permiten hacer análisis comparativos entre distintas web, conociendo cómo ‘rankean’ nuestros rivales y obtener informes mensuales sobre el SEO del resto de agentes del sector. Luego, lo único que queda es copiar dicha estrategia para obtener -teóricamente- los mismos resultados.

2. Contenido

analisis de datos

No podemos olvidarnos de analizar el tipo de contenido que otros en la industria consideran valioso para su marca, pudiendo partir de dichas claves para elaborar nuestra propia estrategia de contenidos. Igual sucede con las redes sociales: una auditoría a tiempo de los canales 2.0 de los rivales nos ayudará a detectar qué tipo de publicaciones tienen más éxito, cuáles generan comunidad y cuáles aportan una mayor tasa de conversión.

3. Enlaces

Tirando de SEMrush, también podremos ver los backlinks (páginas que enlazan a la interesada) de los rivales, pudiendo ver también el texto de enclaje de los principales enlaces. Tirando que te tira del hilo, podremos ver de dónde viene el tráfico de nuestros competidores y las relaciones de que disponen en Internet. ¿Imitar es malo? Bueno, en este caso quizás sea algo positivo (máxime si logramos superar, en cantidad y calidad, los links del resto de agentes del mercado).

Podemos ir más allá incluso. Imaginen que compartimos batalla con un rival por una causa común, como le sucede por ejemplo a Cabify y Uber en su contienda contra el taxi en España. ¿Por qué no íbamos a combinar esfuerzos y compartir las páginas del rival en ese aspecto específico? Una filosofía de compartir que, más allá del lobby que podamos llegar a lograr, también servirá para que ambas empresas se beneficien de backlinks fuertes y, así, impulsar sus respectivos posicionamientos SEO.

Diseño

Las mejores páginas web para aprender online gratis nuevas habilidades

¿Por qué las webs de nuestros competidores tienen más éxito que la nuestra, si la que hemos diseñado presenta un aspecto más moderno y aparentemente más funcional? Si esto sucede, es que algo hemos hecho mal (o nuestros rivales muy bien).

La importancia del análisis cualitativo en la estrategia de desarrollo web

Para corregir esta situación, podemos buscar elementos de alerta que expliquen la diferencia, como la gestión de los botones de ‘call-to-action’ (colocación, color, número de pasos que se exigen, etc.) así como la propia estructura de la web (por ejemplo, si obliga a navegar por varias páginas para consumir un determinado contenido, lo cual es una forma de engordar las estadísticas de páginas vistas).

Experiencia de usuario

Cursos online para aprender programación web gratis

Competir contra los rivales nos exige ofrecer la mejor experiencia de usuario posible. En ese terreno, tan solo debemos comprobar si nosotros (y nuestra competencia) seguimos la “regla de los 3 clics”: todas las páginas de un sitio deben ser accesibles con solo tres clics. ¿Qué hay de la estética? ¿Existe una coherencia en el diseño para generar confianza a medida que saltas de una página a otra? Revisar cómo se puede interactuar con otras webs nos ayudará a generar una mejor experiencia de usuario en nuestro propio portal.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.