Tecnología

España lidera el fraude europeo en reciclaje de basura electrónica

El fraude en basura electrónica crece en España

La Unión Europea informa de que los españoles pagamos de media entre 5 y 30 euros cuando compramos productos tecnológicos para que los fabricantes se hagan cargo de la gestión de los aparatos al final su vida útil. Sin embargo, estos destinan poco más del 20% de este dinero a su correcto tratamiento.

Se estima que tres cuartas partes de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) que se generan en nuestro país no reciben una gestión adecuada. Además de las nefastas consecuencias medioambientales de este tratamiento, y las repercusiones negativas para la salud de la población, este hecho implica un fraude a los consumidores, que cada vez que compran un aparato tecnológico con interruptor, pagan por adelantado una tasa por el reciclado del producto cuando se convierte en chatarra.

Back Market, un ecommerce contra la obsolescencia programada

Las cifras señalan que en España pagamos de media entre 5 y 30 euros cada vez que compramos tecnología para que los fabricantes se hagan cargo de la gestión de los aparatos cuando llega la obsolescencia programada y su vida útil finaliza.

Según las cifras de la Comisión Europea, se destina en torno a una quinta parte al correcto tratamiento de estos productos. “El consumidor termina pagando por un servicio que no recibe y los fabricantes acaban percibiendo indebidamente un dinero para la gestión de los RAEE” señala Thibaud de Larauze, CEO de Back Market.

Reciclaje bajo, fraude alto

Por ahora, los resultados de nuestro país son negativos en comparación a las estadísticas de otras regiones europeas. Así, mientras que en nuestro país se recicla uno de cada cuatro aparatos electrónicos, los países vecinos de nuestro entorno procesan de media el 35%, según un informe reciente de Eurostat. España se convierte de esta manera en la cabeza del ránking de países europeos con más fraude en reciclaje de basura electrónica.

Según este estudio, pese a que el consumo de productos electrónicos en España se ha multiplicado por tres desde 2013 , el reciclaje de los mismos se ha reducido practicante a la mitad, lo que demuestra que es preciso que los fabricantes destinen una mayor cantidad de recursos suficientes para el reciclaje de la basura electrónica.

Viejas baterías que resucitan para iluminar zonas rurales

Si atendemos a la información proporcionada por Eurostat, en España se producen alrededor de un millón de toneladas de residuos electrónicos al año, de las que más de 750.000 son aptas para el reciclaje. A pesar de que la Ley sobre el tratamiento de estos residuos determina que los fabricantes son responsables del correcto reciclaje de la tecnología que producen, se calcula que más de 500.000 toneladas de chatarra electrónica no se reciclan adecuadamente.

¿Qué sucede con la basura no reciclada o mar reciclada? La mayoría de estos residuos son abandonados en vertederos ilegales que no cuentan con la tecnología necesaria para tratar la chatarra, son exportados ilegalmente a otros países, o tratados irregularmente para extraer y vender en otros mercados los materiales valiosos que contienen.

En febrero de 2015, el Gobierno hizo modificaciones en la ley sobre el tratamiento de los RAEE en España, con el propósito de fomentar la reutilización y el reacondicionamiento de los productos tecnológicos frente a los procesos de reciclaje y alargar la vida útil de nuestros dispositivos electrónicos.

Así, los fabricantes de tecnología deberán reutilizar a partir del año que viene, el 3% de los productos informáticos y pequeños electrodomésticos y el 2% en el caso de grandes aparatos eléctricos. “El reciclaje requiere de tecnologías complejas y costosas que hacen del reacondicionamiento una alternativa más económica y ecológica” concluyen desde Back Market, una alternativa contra la denominada obsolescencia programada.

Vía | Expansión

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.