Tecnología

España, a las puertas del ‘top ten’ mundial en Open Data

Nuestro país sube dos puestos en el ranking de países con mejores políticas de Open Data, que sigue dominando Reino Unido.

La política de datos abiertos de España, pese a su compleja heterogeneidad de fuentes y formatos, sigue consolidando su importancia, tanto a escala nacional como internacional. Así lo demuestra la última edición del barómetro sobre Open Data de la World Wide Web Foundation, un informe que mide las políticas de impulso de datos abiertos que desarrollan los distintos gobiernos del mundo.

En este estudio, España ocupa ya la undécima posición (de un total de 115) tras subir dos puestos en esta particular clasificación, empatada con México en este lugar de honor. Por debajo de nuestro país quedan naciones a priori más aventajadas en la arena digital, como Dinamarca, Alemania, Suecia, Suiza, Rusia o Israel.

El barómetro adjudica a España 73 puntos sobre 100, que se reparten en un índice de 81 en ‘Preparación’, 58 en ‘Implementación’ y 88 en ‘Impacto’. El año pasado, sin embargo, cuando España ocupaba la 13ª posición del ranking, estas calificaciones eran de 78 en ‘Preparación’, 57 en ‘Implementación’ y 63 en ‘Impacto’, siendo esta última cifra la que ha impulsado la mejora de la posición de nuestro país.

Por delante se sitúan únicamente Gran Bretaña (con una puntuación de 100 sobre 100), Canadá, Francia, Estados Unidos, Corea, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Países Bajos y Noruega; como puede verse en la gráfica inferior.

La World Wide Web Foundation, en el prólogo del estudio, considera que los datos abiertos son un derecho global, tal y como recoge Red.es en su blog. “Sin buenos datos es imposible conseguir que los gobiernos rindan cuentas por las decisiones que toman, las políticas que aprueban y el dinero que presupuestan y gastan”, subraya el informe.

El barómetro analiza la existencia y calidad de 15 conjuntos de datos clave (desde registro de tierras o presupuestos gubernamentales) en todos los países analizados. También se estudia su grado de actualización, accesibilidad, posibilidad de reutilización, gratuidad, tipo de licencia, interoperabilidad, etcétera.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.