Tecnología

Escándalo político en Israel en torno a un dron fabricado en España

uav-min
Escrito por Marcos Merino

El ministro de agricultura regaló un UAV Sniper al primer ministro ruso durante una visita oficial sin tener en cuenta las numerosas restricciones legales.

Uri Yehuda Ariel es ministro de Agricultura y Desarrollo Rural de Israel y, desde hace unos días, objetivo de los ataques de la oposición parlamentaria, que no ha dudado en exigir su dimisión por la “cesión de tecnologías sensibles” a un tercer país. Y el motivo de la polémica es nada más y nada menos que un dron de fabricación española. ¿Cómo es posible? Todo comenzó la semana pasada, cuando el ministro se encontraba en el Instituto Volcani (referencia mundial en sistemas de riego) acompañando al primer ministro ruso Dmitri Medvédev, como parte de su viaje a Israel para conmemorar el 25 aniversario del establecimiento de relaciones entre ambos países.

Allí, se le ofreció la posibilidad de hacer volar un UAV Sniper, el pequeño helicóptero no tripulado fabricado por Alpha Unmanned Systems, una empresa con sede en San Sebastián de los Reyes. Este dron, junto a otro del mismo modelo, fueron vendidos al Instituto Volcani en julio de 2015, en lo que constituía la primera venta que Alpha Unmanned Systems realizaba a una organización israelí. El objetivo de la compra era utilizar ambos UAV Sniper para emplear su tecnología de análisis de imagen el estudio de superficies agrícolas.

Pero eso cambió cuando, en un inexplicable arranque de generosidad y simpatía, el ministro Ariel decidió por su cuenta y riesgo regalar a Medvédev el dron que se hallaba operando en esos momentos. Este gesto se ha revelado un error descomunal a varios niveles:

  • El ministro no tuvo en cuenta los procedimientos administrativos que afectan a venta o cesión de bienes de titularidad pública.
  • Tampoco tuvo en cuenta que el vehículo cuenta con un número de serie y licencia de vuelo en vigor de la autoridad aérea israelí.
  • El mando de control remoto del dron no pudo ser entregado, porque sirve para operar conjuntamente ambos drones, y cedérselo a los rusos hubiera dejado inutilizable el otro UAV Sniper con el que cuenta el Instituto Volcani.
  • Más grave aún: se trataba de un dron español equipado también con tecnología (una cámara de infrarrojos) estadounidense, y tanto España como Estados Unidos se encuentran entre los países que a día de hoy aplican sanciones comerciales contra Rusia (a causa de la anexión de Crimea). Hubiera sido, por tanto, imposible que España y/o EEUU hubieran concedido la preceptiva licencia de exportación si el Ministerio de Agricultura israelí se hubiera molestado en solicitarla.

Vía | El País & Infodefensa

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.