Tecnología

¿Es la inteligencia artificial sexista?

robots-forma-mujer-sexismo
Escrito por Lara Olmo

La inteligencia artificial suele tomar forma (o sonido) de mujer: los asistentes virtuales como Siri son un ejemplo de ello y también las androides que vemos en hoteles o incluso presentando informativos de televisión. Pero, ¿está realmente empoderando la robótica a la mujer?

Siri y Google Assistant tienen (de forma predeterminada) voz de mujer. Bixby, el nuevo asistente por voz que traerá de serie el Samsung Galaxy S8, también. Y así podríamos seguir con decenas de ejemplos en los que esta tecnología opta por el tono vocal de las féminas. De ahí que algunos se refieran a ellas como fembots.

Como cualquier cosa que se diseña para comercializarse, esto no es casual. Según se ha comprobado en varias investigaciones, tanto hombres como mujer preferimos las voces femeninas. Así lo afirma Karl Fredric MacDorman, informático experto en inteligencia artificial e interacción hombre-computadora, que realizó una encuesta que medía implícita e implícitamente esta tendencia, y que en ambos casos quedó corroborada.

Pero cuando hablamos de inteligencia artificial, no sólo nos referimos a asistentes virtuales. Hay robots que interaccionan con los humanos como los androides, que simulan nuestro aspecto físico y se comportan a nuestra imagen y semejanza (aunque ea con limitaciones).

Son precisamente este tipo de robots, que en Japón ya se pueden ver en oficinas u hoteles, los que replican una serie de modelos hombre-mujer que llevan tiempos arraigados en la sociedad.

El propio MacDorman reconoce en Live Science que, a la hora de diseñarlos, se repiten ciertos patrones. Los androides con forma masculina son aquellos que realizan labores sofisticadas, mientras que los que tienen forma de mujer realizan tareas que tradicionalmente se han vinculado a las féminas, como recepcionistas, camareras o limpiadoras.

Es más, esta tendencia sexista se ve reafirmada por el hecho de que las androides son por lo general jóvenes y atractivas.

Por qué los robots tienen que aprender a desobedecer

Para explicar por qué vemos robots femeninos desarrollando ciertas tareas (como por ejemplo, de cara al público), el antropólogo Kathleen Richardson prefiere achacarlo a que, culturalmente, la mujer es percibida como menos amenazante y más sociable que el hombre, lo que sería útil para desarrollar máquinas con las que todavía no estamos muy acostumbrados a interactuar.

Aunque hay un factor clave: la mayoría de los desarrolladores y fabricantes de robots son hombres, por lo que los crean muchas veces según el concepto que ellos tienen de los hombres y las mujeres. Es una perspectiva sesgada que necesita del enfoque femenino, si queremos que estos roles sexistas que tratamos de erradicar en la sociedad no se repitan de nuevo en las máquinas que diseñamos.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.