Tecnología

¿Es cierto que los robots sustituirán a los humanos?

lucha robot humano

La automatización del trabajo nos repercutirá de una forma u otra a todos. Las cifras de la industria robótica son millonarias y no dejan de crecer año tras año. Cada vez está más cerca que empecemos a convivir con robots, ¿pero de qué forma será está convivencia? ¿Llegaŕa un día en el que los robots sustituirán a los humanos?

Los bots y el aprendizaje automático ha entrado de lleno en la industria moderna para ofrecer ventajas competitivas que se traducirán en una serie de roles que pasarán a ser realizados por máquinas.

El 26 % de los empleos en Reino Unido, el 38 % de los empleos en Estados Unidos, el 35% en Alemania y el 26 % en Japón están en riesgo de ser reemplazado por la automatización basada en máquinas a principios de la década de 2030. Así lo estima un informe de McKinsey & Co. según el cual más de 800 millones de trabajadores podrían pasar a ser sustituidos por robots en tan solo 12 años.

Los robots llevan años asumiendo cada vez mayor número de tareas de trabajo y parece que no van a cesar en su empeño de conquistar mayor número de horas laborales en el futuro. Y ante este mañana distópico que parece que se nos viene encima muchas son las voces que se preguntan si los robots llegarán a sustituir a la fuerza de trabajo humana.

Campos más automatizados

Algo que no puede ponerse en duda es que la industria robótica no deja de crecer. Las solicitudes anuales de patentes en el sector de la tecnología robótica se han triplicado en el último decenio. La venta de robots industriales o destinados al ámbito del Fintech crece año tras año y se espera que por ejemplo el mercado de los robots de consumo, casi se triplique en los próximos cinco años, pasando de los 5,4 mil millones de dólares en 2018 a 14.9 mil millones de dólares para 2023.

La automatización del trabajo por parte de máquinas será cada vez más real. Pero no igual en todos los países y sectores. Factores a considerar como los beneficios más allá de la sustitución laboral, que incluyan niveles más altos de producción, mejor calidad y menos errores, o el coste de desarrollo hardware y software son solo algunas de las consideraciones que son y serán tenidas en cuenta para proceder a la sustitución de trabajadores por máquinas.

La conducción autónoma y los dilemas éticos que se plantean

Los sectores más sensibles a llevar a cabo mayor porcentaje de presencia de robots en su equipo de trabajo son todos aquellos que implican por un lado tareas repetitivas, que requieren baja cualificación o bien por otro lado que empiezan a no querer ser desarrolladas por personas.

En este sentido los puestos de ventas, operaciones financieras y empresariales, así como ciertas tareas de administración y oficina son algunos de los roles más proclives a ser sometidos a la automatización. Los datos, las cuentas, el cálculo son sin duda los campos en los que las máquinas han superado eficazmente a los seres humanos, que llevan años realizando operaciones a través de máquinas para calcular.

El sector financiero y bancario lo sabe bien, y es por ello que las tecnologías llevan años revolucionando el sector. Se espera así que los bancos tanto estadounidenses como europeos podrían hacer que casi dos millones de sus empleos en la próxima década pasen a manos de los robots.

 

Actividades profesionales más proclives a ser automatizadas| Fuente: McKinsey& Company

Otras de las grandes tareas que se espera pasen a ser desarrolladas por los robots tiene que ver con el cuidado doméstico y de nuestros mayores. El mundo en general envejece, y en en 2025 más de un 20 % de los europeos habrá cumplido los sesenta y cinco años. La necesidad de personal capaz de dedicarse a los cuidados y atenciones que estas personas demandarán en un futuro será uno de los grandes retos a los que deberemos enfrentarnos.

No sorprende por ello que todo apunte a que estos puestos pasarán a ser desempeñados por máquinas. Se espera que haya 31 millones de robots domésticos en 2019 y en EEUU la IA de startups relacionados con los cuidados médicos y la salud ya experimenta un crecimeinto anual del 40%.

Los robots nos superan

Dadas las cifras en materia de robótica y predicciones de automatización laboral anteriores todo apunta a un cataclismo futuro.

Pero por el momento, todos ellos, hasta los bots y robots más inteligentes diseñados están lejos de parecer si quiera humanos. Es cierto, que no podemos saber lo que la innovación conllevará en el futuro, y en esta línea existen ya acciones que van en favor de proteger a los humanos de las máquinas del mañana.

El comité de asuntos legales del Parlamento Europeo aboga por otorgar derechos legales a los robots. Y ciertas mentes destacadas del ámbito de la tecnología y la ingeniería ya han alertado sobre la posibilidad de que las máquinas puedan llegar a rebelarse.

Pero lo cierto es que actualmente tanto los trabajos asociados a creación artística como a interacción humana parecen lejos de sufrir las consecuencias de la llegada de las máquinas al entorno laboral. Estas máquinas no tienen empatía, no son capaces de experimentar emociones, no pueden contextualizar y hasta ahora las interacciones llevadas con personas se basan en premisas capaces de ser analizadas por algoritmos para construir respuestas inteligentes.

¿Y si en vez de temer a los robots nos aliamos con ellos?

Cuando se trata del dominio de la pura comunicación humana el poder de los robots se tambalea. Un 75 % de los consumidores americanos quiere saber cuándo están hablando con un chatbot, encontrando casi la mitad de ellos “perturbador” cuando un chatbot finge ser humano. Por no destacar el papel fundamental que en la revolución del e-commerce sigue desarrollando la tienda física donde concluyen aún el 95% de las compras.

Si por robots queremos entender cualquier dispositivo inteligente de los que la última generación ha traído a la sociedad, entonces hace años que el ser humano dejó de ser la especie dominante en la Tierra. En el mundo había en 2014, al rededor de 7.200 mil millones de dispositivos, y se esperaba que para 2020 esta cifra se multiplicara hasta lo 34 mil millones.

Por el momento parece que los robots no van a sustitur a los seres humanos, otra cosa es si lo superaran y en ese aspecto hace tiempo que lo consiguieron.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.