Tecnología

Email marketing as a service o cómo maximizar el ROI

La nube se ha convertido de un tiempo a esta parte en el nuevo paradigma de adquisición de tecnología, favorecido quizás, por la coyuntura económica que atravesamos, en la que los presupuestos se analizan con lupa,  las inversiones se contraen y el ‘hacer más con menos’ es el nuevo  mantra de los departamentos TIC. Son muchos los que han encontrado en la nube una nueva forma de operar más asequible desde el punto de vista de costes y, sobre todo, más ágil y flexible para dar respuesta a un entorno tremendamente cambiante.

El autor de este artículo es Noe Soriano, Consultor TI Senior y Coordinador Técnico de publicaciones informáticas; es experto en nuevas tecnologías y sistemas de marketing. Desde 2004, ocupa el cargo de director de Comunicación y Marketing de MailRelay, un servicio que ofrece la empresa Consultor PC.

Según un estudio de mercado, el 48% de las empresas europeas ya está implantando arquitecturas cloud, y más de la mitad considera que el beneficio principal que les aporta este tipo de tecnologías consiste en una mayor agilidad en sus negocios. Esta premisa de trabajo resulta tremendamente útil en departamentos como el de marketing, que ya ha iniciado su particular transición a la nube.

Se han empezado a trasladar al modelo cloud las aplicaciones que gestionan la relación con el cliente con el objetivo de materializar la premisa de que el empleado pueda acceder a la información dónde, cuándo y cómo quiera. Esto les permite ser más competitivos y mejorar sus procesos comerciales y de atención al cliente.

Tras el CRM, las empresas han ido externalizando en un modelo as a service soluciones como ERP y Customer Support e incluso el email marketing, que hoy por hoy, gracias al interés y aceptación que genera entre los clientes  -un estudio europeo sobre email marketing referente a 2010 señala que el 42% de los usuarios españoles de cuentas de correo electrónico declara estar inscrito a entre tres y seis newsletters, lo que significa que cada usuario está registrado a 5,3 newsletters de media–, junto con el bajo coste que supone su creación y envío ha provocado que, en tiempos de reajuste como los que vivimos,  se haya alzado como un canal de comunicación prioritario para las empresas a nivel global. Prueba de ello es que el 66,2% de los departamentos de Marketing de Europa dedicará más presupuesto al email marketing en 2012, según un estudio presentado por la FEDMA (Federation of European Direct and Interactive Marketing).

Si bien, a día de hoy, sólo un 72% de las empresas que hacen email marketing califican el ROI que obtienen de “excelente” o “bueno”, está claro que una de las asignaturas pendientes en esta materia es maximizar el retorno de la inversión. Pero conseguirlo exige de las compañías no sólo un extraordinario conocimiento de quiénes son sus clientes, qué quieren, cuándo y cómo, sino además la inquietud de explorar alternativas que les permita hacer más con menos o igual presupuesto. Éste es el caso de la ‘nube’. Si trasladamos el email marketing a un entorno cloud, las empresas eliminan directamente los problemas de compatibilidad de la solución con su infraestructura y el tiempo de implantación, pues simplemente, a través de un usuario y contraseña, el usuario accede, desde cualquier navegador, a su cuenta y a los servicios asociados.

Además, las organizaciones aumentan las posibilidades del trabajo cooperativo, pues en una misma cuenta un trabajador puede estar importando los suscriptores y, a su vez, otro puede estar editando el boletín. Esos dos trabajadores pueden estar en distinto sitio, incluso en distinto país.

En 2010, por cada dólar que las organizaciones invirtieron en acciones de email marketing obtuvieron un retorno de 42,08 dólares, según la Asociación de Marketing Directo estadounidense. ¿Se imagina a cuánto ascendería esta cifra si optásemos a un modelo as a service? A día de hoy sólo el 51% de las empresas participantes en el quinto censo anual de la industria de Email Marketing –elaborado por Adestra– lo sabe.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado