Tecnología

El segundo extra del día 30 de junio levanta preocupaciones en el sector de Internet

reloj-ordenador
Escrito por Mihaela Marín

Los representantes del Servicio Internacional de la Tierra y Sistemas de Referencia lo han confirmado: nuestros relojes añadirán un segundo más el día 30 de junio para sincronizarse con la rotación de la Tierra. Para la mayoría de nosotros el cambio será inapreciable, si pensamos en lo breve que puede ser la fracción más pequeña de un minuto. Sin embargo, la situación no pasará desapercibida por los sistemas informáticos y los servicios alojados en la Web.

Conocido con el nombre de ‘segundo bisiesto’, el segundo adicional se usó por la primera vez en el 1972 y este año llega a la vigésimo sexta vez que se pone en práctica.

Los científicos han considerado esta medida la única solución para recuperar el desajuste creado entre la medición precisa de los relojes atómicos, el estándar que regula el Tiempo Universal Coordinado, y el giro de nuestro planeta sobre su eje, que se está desacelerando en torno a dos milésimas de segundo por día.

Eso significa que hasta ahora la rotación de la Tierra se ha reducido en 26 segundos desde los años ‘70 en comparación con el tiempo medido por los relojes atómicos: “Se añade un segundo extra a algo llamado UTC (Tiempo Universal Coordinado) con el fin de asegurarse de que la tasa del UTC sea la misma que el tiempo atómico”, explica Nick Stamatakos, el jefe de los Parámetros de Orientación de la Tierra en el Observatorio Naval de Estados Unidos.

Es lo que volverá a pasar el último día del mes de junio, de acuerdo con el mismo científico: “Para ese día [30 de junio] habrá 86.401 segundos, en lugar de 86.400 segundos. La duración del día para todo el mundo en la Tierra tendrá un segundo extra”.

Las tecnológicas toman más precauciones

El tema del segundo bisiesto ha provocado puntos de vista divergentes entre los distintos países del mundo. Tal como recoge The Telegraph, algunas naciones, entre ellas Estados Unidos, quieren eliminar la práctica, ya que la consideran perjudicial para los sistemas de navegación y de comunicaciones. Por otro lado, países como Reino Unido se oponen a la idea, argumentando que podría suponer un riesgo mantener un desajuste entre el tiempo medido por los relojes atómicos y la rotación de la Tierra.

La noticia tampoco ha sido recibida con tranquilidad por las compañías que desarrollan su actividad en Internet. En 2012 plataformas conocidas como Reddit, Foursquare, Mozilla, Yelp, LinkedIn y StumbleUpon se confrontaron con una serie de problemas técnicos cuando el software que sustentaba sus operaciones se quedó bloqueado por el dicho incremento de un segundo.

En general, los sistemas informáticos usan el NTP (Network Time Protocol), un protocolo que se encarga de sincronizar los relojes de los ordenadores con los relojes atómicos. Sin embargo, no todos están preparados para hacer frente a otro segundo que está programado para añadirse en un intervalo que pasa de 11:59:59 a 12:00:00.

Es muy probable que el funcionamiento de algunos sistemas informáticos quede alterado por la confusión que pueda producirse al leer en sus relojes el segundo 60 o, en el caso de otros, de ver el mismo segundo (59) dos veces seguidas.

Compañías como Google han tomado medidas para evitar que los sitios web fallen el día 30 de junio. Su equipo de ingenieros ha estado desarrollando desde el 2008 una técnica llamada “leap smear” y que permite añadir gradualmente milisegundos a los relojes de sus sistemas antes del momento en el que se produjese el ajuste del segundo bisiesto.

El problema informático del año 2000 es otro ejemplo de que los ordenadores actuales también necesitan sincronizarse para mantener un equilibrio con lo que los científicos llaman el tiempo solar medio, una condición que, de no cumplirse, provocaría contratiempos muy costosos de restaurar a nivel virtual.

Imagen principal

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.