Tecnología

El principal argumento contra la neutralidad en la Red se tambalea

como seria Internet sin neutralidad en la Red

La FCC opina que la legislación ha reducido la inversión de banda ancha, pero los datos utilizados no muestran tan claramente el peligro de la neutralidad en la Red.

El próximo 14 de diciembre Estados Unidos votará si permanecer o no en un entorno neutral en Internet. Y desde la administración Trump lo tienen muy claro: su idea es abandonar esta normativa cuanto antes.

Así lo adelantaba Ajit Pai, jefe de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC) hace unas semanas en su cuenta de Twitter. En ella afirmaba que su voto sería favorable para abandonar la legislación actual que la regula.

El principal argumento de Pai y los suyos es que, a través de esta normativa heredada de la administración de Obama tras la firma en 2015 de los acuerdos, las investigaciones y las inversiones sobre banda ancha y servicios de los proveedores de Internet se están viendo drásticamente reducidas.

Conocida como neutralidad en la Red, esta legislación supone una serie de normas y acuerdos por los que se prohíbe a los proveedores de Internet restringir, bloquear o favorecer a los distintos servicios y empresas de la Red.

Según la FCC, este tipo de acuerdos han impedido que los servidores puedan ampliar sus servicios a nuevos clientes, e incluso, hayan reducidos sus inversiones para actualizar sus redes.

Cómo sería Internet si EEUU abandona la neutralidad de la red

En una era tecnológica en la que cada vez más los países dependen en demasía de Internet, la ausencia de innovación en este sector claramente implicaría un problema a solventar.

Pero, desgraciadamente, para Pai y los suyos ninguna evidencia hasta la fecha es capaz de probar este argumento. O al menos los datos son confusos y contradictorios. Creyendo en la fiabilidad de los informes de Pai, estos solo muestran fluctuaciones en las inversiones. Si bien es cierto que desde 2013 los datos en inversión muestras un estancamiento.

En línea opuesta con esto, un estudio realizado el pasado mayo por el grupo de defensa del consumidor Free Press muestra como la inversión en banda ancha ha aumentado desde la firma de los acuerdos de neutralidad en 2015.

El debate acerca de la neutralidad en la Red es cada vez más crítico en los Estados Unidos a medida que la fecha de la votación se aproxima. Los defensores de la regulación están haciendo todo lo posible por aportar datos fiables que demuestren a la opinión pública, y sobre todo la Administración Trump, de los peligros que un Internet no regulado podría suponer para las empresas pero sobre todo los usuarios.

La Administración Trump comienza a desmantelar la neutralidad de la Red

La investigación en banda ancha se ha convertido en un punto clave para los dos bandos dada su importancia. A través de una mayor inversión en este territorio se podría mejorar la velocidad de conexión, independientemente de dónde alguien esté. Podría significar la construcción de redes cableadas de banda ancha en áreas rurales desatendidas en comparación con las regiones urbanas y suburbanas.

Desde la FCC se han aportado datos que pueden corroborar como en años las investigaciones en general en el país han podido disminuir. Pero como otros analistas han demandado, la cuestión es centrarse en las compañías de manera individual, porque no todas invierten y trabajan de la misma manera.

datos fcc en contra neutralidad red

Datos que presentado por la FCC en favor de su argumento. Foto: USTelecom

Free Press reunió todos los datos de los registros públicos de las compañías de telecomunicaciones, grandes partidarias de derogar las regulaciones. Estos mostraban que las reglas no han tenido un impacto en la inversión general de la industria.

Como la propia Free Press reconoce, existen muchas maneras de analizar los datos y realizar una selección que favorezca cualquiera de los argumentos. Pero, en ambos casos, resulta complicado calcular cómo los resultados son consecuencia de la neutralidad en la Red. En el peor de ellos, la inversión ha sido plana desde 2013. En el mejor de los casos, se ha incrementado.

Ahora solo queda esperar al 14 de diciembre, fecha de la votación, para saber cuál de los argumentos ha conseguido imponerse. La comisión se encuentra conformada por un número mayor de republicanos partidarios de la derogación que de demócratas favorables a permanecer.

Por ello todo hace pensar que la salida de Estados Unidos de los acuerdos de neutralidad de la Red es prácticamente un hecho.

Via | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.