Tecnología

El precio del Bitcoin bate su récord histórico

Escrito por Eduardo Álvarez

El Bitcoin ha resurgido de sus cenizas y vuelve a subir de precio hasta alcanzar su máximo histórico. Hoy se cambia a un precio de 1.178$, superando los 1.165$ a los que llegó en 2013.

La criptomoneda por excelencia a nivel mundial es el Bitcoin, basada en el intercambio y el blockchain. En teoría, es una moneda virtual libre de ataduras a países y reservas federales, aunque en la práctica esto ha servido como el refugio ideal para el dinero del crimen organizado.

La fluctuaciones en su precio son más o menos aleatorias, aunque los grandes eventos siempre afectan a su cotización. Después del robo de Bitcoins que tuvo lugar hace unos años, su valor descendió a menos de la mitad. Lo hizo justo de marcar su propio récord en 1.165$ por cada una de estas monedas.

Ahora, más de tres años después, el precio del Bitcoin vuelve a batir su récord histórico. Tras meses de escalada constante, ha alcanzado los 1.178$, una cotización con la que los más pacientes, los que se negaron a vender cuando el valor se desplomó, están ganando mucho dinero.

Los motivos por los que la cotización de la criptomoneda sube o baja son una incógnita, aunque seguramente tenga algo que ver con Donald Trump. Al igual que ocurre con el oro o los bonos del tesoro de Alemania, en épocas difíciles el dinero busca refugio en valores seguros. El Bitcoin no lo es, ni mucho menos, aunque los inversores han depositado su confianza en él, al menos de momento.

¿Son las monedas virtuales una alternativa para el futuro o una burbuja?

No se sabe si seguirá subiendo en los próximos meses. Es posible que lo haga o no, nunca se sabe, de ahí la dificultad de invertir en Bitcoins justo en el momento preciso. Ganar dinero con ellos sólo está al alcance de los más avispados.

La falta de control sobre las monedas virtuales no es hoy por hoy una preocupación para gobiernos y organizaciones supranacionales. No están muy extendidas y no amenazan a las divisas oficiales, aunque la posibilidad de comprarlas con dinero negro sí que debería hacer saltar todas las alarmas.

Vía | Techcrunch

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez