Tecnología

El poder de la computación cuántica para cambiar el mundo

Google podría lanzar el ordenador cuántico más potente del mundo en 2017

Las compañías cada vez invierten más en la computación cuántica, y no es ninguna sorpresa. Los ordenadores cuánticos son una tecnología revolucionaria capaz de cambiar el mundo.

La computación cuántica llega para revolucionar la industria y el mundo. Los grandes titanes tecnológicos como Google, Microsoft e IBM están invirtiendo grandes cantidades para desarrollar esta prometedora tecnología con el objetivo de que dentro de unos 10 o 15 años los ordenadores cuánticos sean una realidad cotidiana.

La computación cuántica se difiere de los ordenadores tradicionales al usar qbits como unidad de procesamiento en vez de bits. De esta manera son capaces de procesar mucha más información, incrementando exponencialmente la potencia de procesado con respecto a los sistemas actuales.

El ordenador cuántico de Google tendrá 49 qbits, una potencia bestial. No obstante el ordenador cuántico más potente del mundo tiene 51 qbits y ha sido desarrollado por un físico de Harvard, Mikhail Lukin.

La computación cuántica cambiará el futuro de todas las industrias. Veamos dónde tendrá mayor impacto:

  • Seguridad online: Las consecuencias en la seguridad online será negativa y positiva. Por un lado las técnicas de cifrado utilizadas actualmente serán obsoletas con la llegada de la computación cuántica. La velocidad de los ordenadores cuánticos para procesar la información dejaría nuestros ordenadores, instituciones e información privada expuesta. No obstante, el cifrado de los ordenadores cuánticos desarrollado hasta el momento es increíblemente seguro, ya que precisa de una clave para descifrar un mensaje.
  • Inteligencia Artificial: Los ordenadores cuánticos revolucionarán el análisis de datos. Se trata de una tecnología capaz de identificar, recopilar, traducir y analizar todos la inmensa cantidad de datos que generamos cada día en cuestión de segundos. Esto implica que podrán solucionar problemas muy complejos más rápido, y detectar patrones de Big Data. Con la computación cuántica la inteligencia artificial será capaz de aprender de sus errores y auto corregirse, haciéndolo más intuitivo y llevándolo a todas las industrias.
  • Avances farmacéuticos: A la hora de desarrollar medicamentos los farmacéuticos tienen que valorar las interacciones entre moléculas, proteínas y químicos para comprobar los efectos del producto sobre la condición o enfermedad. Se trata de un proceso largo y complejo debido al elevado número de combinaciones posibles. La computación cuántica revisaría las múltiples combinaciones simultáneamente, acelerando el proceso. A esto se le suma la gran ventaja que traen los ordenadores cuánticos al poder analizar los genes de cada individuo mucho más rápidamente e introducir la medicina personalizada – que un medicamento no funcione para ciertas personas no implica que sea ineficaz para todos.

Pekín-Viena: la primera conversación cuántica de la historia

  • La meteorología: Los pronósticos meteorológicos tendrán menos margen de error con la computación cuántica; en algunos países las agencias de meteorología ya invierten en esta tecnología. Hay muchos factores que influyen en las condiciones meteorológicas, y analizar la presión y la temperatura no es suficiente; los ordenadores cuánticos analizarían todos los datos simultáneamente siendo mucho más preciso. También podrían jugar un rol esencial para prevenir el cambio climático al crear modelos que reflejarían mejor el impacto de los humanos en el medioambiente y los pasos a seguir para evitar desastres naturales.
  • El tráfico: La computación cuántica reducirá el tráfico en carretera y en el aire ya que podrán calcular la ruta óptima a mayor velocidad y con más precisión. Difiere de los ordenadores normales que calculan el tiempo de cada ruta individualmente, y después deciden cuál es la mejor; con la computación cuántica dicha valoración sería simultánea.

Sin lugar a dudas la capacidad de los ordenadores cuánticos de poder abordar un problema en su totalidad, y no paso a paso, sería revolucionario en todos los ámbitos. Esto permitiría importantes desarrollos incluso en servicios financieros y seguridad nacional.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!