Tecnología

El nuevo e-Golf de Volkswagen: un coche cien por cien eléctrico con hasta 300 kilómetros de autonomía

El nuevo Volkswagen e-Golf, el coche eléctrico
Escrito por Jakub Motyka

El Volkswagen e-Golf de este año 2017 ofrece hasta 300 kilómetros de autonomía, y se trata de un coche cien por cien eléctrico que introduce una nueva alternativa enchufable a una gama de coches que, con el añadido del Golf GTE y Passat GTE, está apostando cada vez más por lo eléctrico.

Volkswagen está apostando de lleno por el coche eléctrico. La compañía empezó a tantear el mundo de lo eléctrico hará ya unos tres años, y lo que empezó como una primera toma de contacto -con las llamadas versiones GTE, ésto es coches que combinaban un motor convencional con un motor eléctrico de apoyo- se ha terminado convirtiendo en una apuesta cien por cien eléctrica. Y bajo esa premisa se presenta el nuevo e-Golf eléctrico.

El Volkswagen e-Golf es un coche que mantiene la esencia original del Golf (un diseño que, salvo las llantas, nada tiene que envidiar a sus hermanos de combustión) con el añadido de un motor cien por cien eléctrico que ofrece hasta 300 kilómetros de autonomía. Hemos tenido la oportunidad de probar este coche durante una mañana, y traemos muchas impresiones que contar sobre este Golf eléctrico.

El e-Golf

Antes de hablar de sensaciones, lo primero que cabe hacer es introducir las características del nuevo e-Golf. Estamos ante un coche que se alimenta de un motor eléctrico de 100 kW (lo que equivale a 136 caballos), con una batería cuya capacidad de 35,8 kWh certifica una autonomía oficial de hasta 300 kilómetros (con un consumo medio de 12,7 kWh por cada 100 kilómetros). ¿Y qué hay del precio? Está a la venta por un precio oficial de 38.020 euros.

El nuevo e-Golf entra a competir en un segmento en el que ahora mismo destacan alternativas como el Nissan Leaf, el BMW i3 o el Renault Zoe, pero lo hace con tres puntos que destacan frente a la competencia: su diseño, su comportamiento en carretera y su tecnología de a bordo.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades de una decisión tan delicada

Empecemos por el diseño. A primera vista, y de no ser por los pequeños distintivos que Volkswagen ha añadido a su nuevo e-Golf, nadie diría que estamos ante un coche eléctrico. Estamos acostumbrados a que el concepto de “coche eléctrico” equivalga a un diseño excesivamente moderno, y normalmente también a un tamaño demasiado compacto como para salir de la ciudad, pero en este e-Golf eléctrico no se da ninguna de estas dos circunstancias.

La parte trasera del Volkswagen Golf eléctrico

Tanto por fuera como por dentro, el e-Golf parece un Golf de toda la vida. Lo único que diferencia esta versión eléctrica de sus hermanos de combustión son las llantas (y no hay otro diseño de llantas disponible), así como también los distintivos de color azul que alberga la parrilla frontal. Pero en casi todo lo demás, especialmente en lo que se refiere a las dimensiones, el Golf y el e-Golf son dos gotas de agua.

Detalle de la parte delante del Volkswagen e-Golf

Personalmente, el hecho de que el Golf eléctrico mantenga las líneas de diseño de sus antecesores me parece un detalle muy relevante en la decisión de compra, especialmente si el e-Golf va a ser nuestro único coche en casa.

Por algún motivo, los fabricantes nos han acostumbrado a que los coches eléctricos deben tener necesariamente un diseño fuera de lo común: o eran muy-muy pequeños, o directamente tenían unas formas excesivamente llamativas. Pero eso ha empezado a cambiar en los últimos años, y no solamente en Volkswagen.

Volkswagen eGolf

Esta filosofía se aplica también para el interior. Cuando te subes en el e-Golf, a primera vista nada te hace pensar que hayas tenido que renunciar a las calidades del interior para poder dar el salto a lo eléctrico. Tan solamente pequeños detalles tales como el indicador de regeneración de energía, el mapa con la distancia máxima que podríamos recorrer de ida y vuelta con la autonomía que tenemos en ese momento o la ausencia absoluta de ruido nos recuerdan que estamos al volante de un eléctrico.

Vista desde el interior del nuevo Volkswagen e-Golf

El Volkswagen e-Golf es un coche que no le tiene miedo a la carretera. Pese a que tenemos que empezar a hacernos a la idea de que la llegada del coche eléctrico va a suponer un cambio importante de paradigma en lo que a nuestra mentalidad de conducción se refiere (ya no escucharemos eso de que mi coche gasta muy poco en carretera, sino más bien todo lo contrario, ya que el motor eléctrico dispara su consumo en cuanto superamos velocidades de 100, 110 o 120 km/h), el Golf eléctrico también es apto para hacer viajes más largos fuera de la ciudad.

Y es apto para la carretera por varios motivos. Primero, porque no se queda corto ni en velocidad máxima (150 km/h, limitados electrónicamente) ni en aceleración (de 0 a 60 km/h en 4,8 segundos), cosa que hemos podido comprobar por nosotros mismos en nuestra toma de contacto: este e-Golf se mueve con mucha soltura por un tráfico denso en la autopista, y en ningún momento hemos tenido la sensación de que se quede escaso de potencia.

El Volkswagen eGolf se mueve con soltura por carretera y autopista

Durante la conducción, la palanca del cambio automático también nos sirve para aplicar diferentes niveles de retención al motor, y esto se consigue haciendo un movimiento hacia la izquierda o hacia la derecha de esta palanca. Recordemos que cuanto más retenga el motor (notaremos que el coche frena al soltar el pie del acelerador), más energía se regenerará en la batería.

Toda esta información (la energía que se está regenerando en cada momento, el consumo medio, la autonomía restante…) se muestra tanto en el navegador -el que viene de serie en el e-Golf es el Discover Pro de 9,2″, uno de los de más alta gama en Volkswagen- como en el cuadro de instrumentos, el cual al igual que en el Passat es cien por cien digital y además se puede personalizar.

La carga de la batería del nuevo e-Golf

¿Y qué hay de la carga de la batería? En términos de tiempo de espera, cargar la batería del nuevo e-Golf en el garaje nos va a llevar unas seis horas si tenemos una Wallbox instalada (y utilizando el cargador Mennekes de hasta 7,2 kW), mientras que la carga completa desde un enchufe convencional puede hacerse esperar por encima de las diez horas. Si paramos en una estación de carga rápida, con el conector CCS Combo de Tipo 2 se puede cargar la batería al 80% en menos de una hora.

El nuevo e-Golf viene repleto de tecnología

Cuadro de instrumentos del e Golf

Pero además de la tecnología que mueve las ruedas del coche, el Volkswagen e-Golf viene también muy equipado con un amplio abanico de tecnologías de a bordo. Dejando a un lado las tecnologías de conducción asistida (la de que el coche se mantenga en el carril o la de que mantenga una velocidad respetando la distancia de seguridad con el vehículo que haya delante, por ejemplo), es interesante hablar también de las tecnologías de entretenimiento.

Para empezar, el nuevo e-Golf funciona con Car-Net, lo que quiere decir que podemos insertar una tarjeta SIM dentro del propio coche para que esté siempre conectado a la red (y así poder, por ejemplo, activar o desactivar desde el móvil la carga de la batería). Pero, además de eso, también es un coche conectado a nuestro móvil.

El navegador del e-Golf

Por otra parte, podemos conectar al navegador tanto nuestro móvil Android (mediante Android Auto) como nuestro iPhone (mediante Apple CarPlay) para disponer de buena parte de sus funcionalidades -llamadas, mensajes de texto, podcasts, etcétera- mientras estamos a bordo del e-Golf.

Volkswagen también nos hizo una demostración de un sistema de timbres para el hogar llamado DoorBird (vídeo disponible en este enlace), el cual funciona como una aplicación en el navegador del e-Golf y permite ver desde la pantalla quién está llamando a la puerta de nuestro hogar mientras estamos en el coche.

El sistema de DoorBird en Volkswagen

Cuando alguien toca el timbre de la puerta, automáticamente recibimos un aviso en el navegador que nos permite conectarnos a la cámara del timbre en tiempo real (en forma de fotografías y no en vídeo, para que no nos distraigamos durante la conducción). Después, podemos decidir si queremos abrir o no la puerta.

El Golf eléctrico de Volkswagen: primeras impresiones y precio

Primeras impresiones del nuevo Volkswagen e-Golf

Ha sido una sola mañana la que hemos podido pasar con este e-Golf, pero esta breve toma de contacto nos ha servido para descubrir una alternativa de un coche eléctrico que cada vez se está acercando más hacia lo que una persona que utiliza este medio de transporte a diario para ir a trabajar podría necesitar.

Es cierto que los 300 kilómetros de autonomía corresponden a estimaciones oficiales, y que en la realidad es probable que nos movamos más bien cerca de los 250-260 kilómetros tras la carga completa, pero aún sigue siendo una cifra más que decente para hacer todos los días 20, 30 o 40 kilómetros hasta el trabajo sin tener un ojo siempre pendiente del indicador de autonomía.

El interior del e-Golf

El Volkswagen e-Golf se comporta muy bien tanto en la ciudad como en la carretera, y es un coche que en ningún momento hace que eches de menos alguna característica de los motores de gasolina/diésel. Es cómodo, se mueve con soltura y por dentro tiene espacio de sobra (mientras por fuera luce como un Golf de toda la vida).

La única barrera que separa los coches eléctricos como este e-Golf del público masivo es el precio. Incluso aunque nos consigamos beneficiar de diferentes campañas de descuento de Volkswagen, seguiremos estando ante un coche cuyo precio se dispara por encima de los 34.000 euros. Eso es más de lo que cuestan las versiones básicas del Passat, del Scirocco o incluso del Tiguan.

El Volkswagen e-Golf se puede comprar por un precio oficial que parte de los 38.020 euros, mientras que el e-up! (su hermano pequeño, pensado para la ciudad) tiene un precio que arranca en los 28.050 euros. Y si queremos irnos a la versión GTE, tenemos el Golf GTE por un precio de partida de 40.250 euros.

Sobre el autor de este artículo

Jakub Motyka

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

  • Mahamad

    Me encanta 🤘😍😍😍

  • onder

    Esperen al tesla model 3