Tecnología

El maravilloso (o discutible) mundo de las bicis eléctricas

bici-electrica
Escrito por Ayram Pérez

Porque las bicis eléctricas están bien como idea. Pero una idea no es una innovación. Esto último se hace realidad cuando pasa el test del mercado, y ahí hay casos dispares.

Esto es un post sobre bicis eléctricas, de esas cuyo motor se desactiva cuando el vehículo alcanza los 25 km/hora. Hasta aquí bien. Pero no es un post para cantar únicamente las bondades o solo las desgracias de las mismas. Como es poco probable que este texto pase a la historia (nota mental: buscar los 5 posts que han pasado a la historia), intentemos simplemente ser equilibrados y aclarar algo a nuestros queridos lectores.

Porque las bicis eléctricas están bien como idea. Pero una idea no es una innovación. Esto último se hace realidad cuando pasa el test del mercado, y ahí hay casos dispares.

Pablo León escribe el blog sobre ciclismo y bicis en El País, donde publicó hace poco un reportaje a raíz de la noticia de que el Ayuntamiento de Madrid implantará en mayo próximo (al fin) un sistema de bici pública, y lo hará justamente con bici eléctrica. “He probado varias –comenta Pablo–. La que van a poner en Madrid es una plegable e híbrida. El peso es lo que más me choca, supongo que porque estoy acostumbrado a la mía, que es muy ligera. Del mismo modo, la envergadura. Aunque, en general, que sea grande es mejor para que te vean más en la carretera y te sientas con más entidad”.

Y sobre el mecanismo en particular: “El sistema de asistencia al pedaleo es útil. Se nota en las salidas de los semáforos y en las cuestas, sobre todo. Hay que cargarlas y lleva un motor eléctrico por lo que entiendo que puede dar problemas, pero en las que yo he probado no lo he experimentado. En cualquier caso, con el mantenimiento adecuado deberían funcionar bien”.

Si lo que se pretende es comprar una, hay que recordar que los precios están a partir de 1.000 euros. Y si se busca calidad, ya vamos a los 2.000 o 3.000 euros, aunque como suele ocurrir tecnología, tiende a disminuir de precio con el tiempo.

Del otro lado, Klara Scheurenbrand, experta en marketing, advierte desde Munich cómo algunas pruebas con bicis eléctricas han dado malos resultados. Una en concreto, de la web alemana de referencia Test.de, arrojó un resultado negativo con 16 modelos testados. Cuadros rotos y fallos de freno fueron los temas más graves. Es de suponer que se utilizaron productos con poco recorrido en el mercado. O eso esperamos.

También se habla de la bici smart, porque están incorporando cuestiones como geolocalización y otros avances. Incluso es posible tenerla sin comprar una bicicleta nueva, pues ya se comercializa una ‘rueda inteligente‘, con GPS y conectada al móvil.

En fin, que si le despierta en gusanillo y quiere seguir investigando, en esta tienda tienen varios modelos ya probados y a la venta. Y en esta web especializada puede echarle las horas que quiera. Esperamos que le haya sido de ayuda. Feliz ruta y a ponerse el casco.

Sobre el autor de este artículo

Ayram Pérez