Tecnología

El Internet de las Cosas encuentra en la seguridad pública un filón de negocio

telefonica-iot

El Internet de las Cosas aplicado a la seguridad pública, vigilancia y gestión de desastres supone ya un mercado de 979 millones de dólares, pero crecerá a una tasa anual compuesta del 15,9% hasta 2023, cuando este segmento facturará nada menos que 2.045 millones.

El Internet de las Cosas ha sido, es y seguirá siendo vendido -tanto por medios de comunicación como por empresas, analistas y gurús de toda clase y condición- como la panacea que solucionará todos los males del mundo. Como una suerte de tecnología que, multiplicando dispositivos conectados cual conejos, podrá impactar en todas las industrias, modelos económicos y paradigmas de nuestra vida cotidiana.

Pero incluso aceptando esta optimista premisa, lo cierto es que no hay ninguna tendencia tecnológica que logre un éxito semejante sin haber entrado antes por un caso de uso específico. De lo particular a lo general, que podríamos decir. Y aquí es cuando la claridad de las bolas de cristal empiezan a fallar: ¿Sanidad? ¿Hogar? ¿Industria? ¿Automoción? No queda muy claro cuál será el primer sector donde habrá un negocio verdaderamente claro para el Internet de las Cosas.

Pues bien, uno de esos nichos de negocio que parecen más inmediatos no es otro que el de la seguridad pública, englobando bajo este paraguas a la comunicación y gestión de incidentes y emergencias, la vigilancia o la gestión de desastres. De acuerdo a los analistas de MarketsandMarkets, el Internet de las Cosas aplicado a estas lides supone ya un mercado de 979 millones de dólares, pero crecerá a una tasa anual compuesta del 15,9% hasta 2023, cuando este segmento facturará nada menos que 2.045 millones.

El 20% de la empresa española ya ha desplegado proyectos de Internet de las Cosas

¿Cuáles son los motivos de tamaño despegue? Según los expertos, el aumento en el aumento de las amenazas de seguridad pública y el creciente número de proyectos de ciudades inteligentes impulsarán la necesidad crítica de soluciones y servicios de vigilancia y comunicaciones fiables. Además, la creciente adopción de soluciones de seguridad pública basadas en Machine Learning (ML) e Inteligencia Artificial (AI) agitarán definitivamente el mercado.

Y si se están preguntando qué empresas están comandando este particular sector, estamos hablando de una clara mayoría de compañías estadounidenses en el ranking. A saber: IBM (EE. UU.), Hitachi Vantara (EE. UU.), NEC (Japón), Microsoft (EE. UU.), Cisco Systems (EE. UU.), Nokia Networks (Finlandia), Sierra Wireless (Canadá), Telit ( Reino Unido) y West Corporation (EE. UU.). A los que debemos sumar ThroughTek (Taiwán), Iskratel (Eslovenia), IntelliVision (EE. UU.), Star Controls (EE. UU.), Carbyne (Israel), Securens (India), SmartCone Technologies (Canadá), Kova Corporation (EE. UU.), Esri (EE. UU. ), Cradlepoint (EE. UU.), Endeavor Technology (Irlanda), X-Systems (Países Bajos), Yardarm Technologies (EE. UU.), Tibbo Systems (Taiwán), CityShob y SayVu Technologies (Israel).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.