Tecnología

El fraude online supondrá 22.000 millones en pérdidas este mismo año

Cuidado con el timo de la Declaración de la Renta 2017

El fraude en Internet ya genera pérdidas de 22.000 millones de dólares en 2018, pero la previsión es que este tipo de ciberamenazas provoquen un coste a empresas y organismos públicos de más de 48.000 millones dentro de apenas un lustro.

El fraude en Internet (ya sea en pagos de correo electrónico, ventas de billetes de avión o transferencias bancarias) es uno de los fenómenos más acuciantes -y menos halagüeños- de nuestros tiempos. Y, de acuerdo a un informe reciente de Juniper Research, esta problemática supone ya pérdidas de 22.000 millones de dólares en 2018, con la previsión de que el fraude ascienda a más de 48.000 millones dentro de un lustro.

Según estos analistas, un factor crítico detrás de estas pérdidas será el alto y continuo nivel de violaciones de datos que resultará en el robo de información personal sensible a gran escala. Además, afirma la consultora, los estafadores están utilizando la información obtenida de estas violaciones para alejarse del robo de identidad puro, optando por utilizar fragmentos de datos reales para crear nuevas identidades sintéticas.

Desarticulada una banda de estafadores que usaba los falsos romances y las cartas nigerianas como cebos

Con el aumento global en los esquemas de pago instantáneo a través de la Red, el estudio pronostica que la transferencia de dinero será particularmente vulnerable en los próximos años, ya que las pérdidas por fraude en este terreno aumentarán a una tasa del 20% anual, hasta rondar los 10.000 millones en 2023.

Hablando de casos concretos, Juniper predice que las técnicas utilizada por grupos conocidos como Magecart y Fin7 se volverán más comunes a medida que los estafadores intentan crear nuevas amenazas a partir de su conocimiento. En estos escenarios, los grupos utilizan una combinación de programas maliciosos y varios canales para obtener beneficios ilegítimos. La investigación señala que, como resultado, el fraude más complejo solo se volvería más común a medida que, en efecto, surge una economía de “fraude como servicio”.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.