Tecnología

El estado de arte de la maquinaria en la empresa española

El ingeniero de procesos en la industria automovilística es uno de los perfiles más demandados a nivel profesional

Las compañías españolas gozan de un buen nivel de modernización en su maquinaria, con Galicia como región más vanguardista en este aspecto.

Contar con maquinaria de vanguardia es una de las principales palancas para incorporar las aportaciones de la I+D a los procesos productivos, mejorando los márgenes y la aportación a la cadena de valor. Un aspecto en el que el tejido empresarial español poco o nada tiene que envidiar a los líderes internacionales de la industria, ya que por cada empresa que trabaja con maquinaria obsoleta hay 25 mejorando sus capacidades productivas.

Así lo asegura un estudio de Iberinform, en el que se resalta cómo el 10% de las empresas ha abordado la modernización recientemente de su maquinaria, frente al 0,4% que trabaja con maquinaria obsoleta. El fenómeno también se da en la mejora de las instalaciones productivas, aunque es menos intenso. Un 6% de las empresas ha abordado la modernización reciente de su espacio de trabajo, frente al 0,7% que desarrolla su actividad en espacios en mal estado.

Los procesos de mejora de las capacidades productivas se dan con especial intensidad en Galicia, Cantabria, Asturias, Baleares, Comunidad Valenciana y País Vasco. Por ejemplo, en el caso gallego, los autores del informe destacan que no sólo presenta unos porcentajes altísimos de modernización, tanto de su maquinaria (23%) como de sus instalaciones (22%), sino que la bolsa de empresas en situación de obsolescencia es muy reducida. El caso de Asturias o Cantabria, es diferente: a pesar de la intensa modernización de sus activos productivos no han logrado reducir la tasa de empresas en situación de obsolescencia, muy por encima de la media.

Por tamaño y sector de empresas, los porcentaje de mejora prácticamente duplican la media del tejido empresarial; mientras que la renovación de las capacidades productivas es especialmente intensa en el sector servicios, seguido de la industria manufacturera.

Todas estas inversiones productivas se producen en un entorno de expectativas de mayor actividad comercial. Siempre de acuerdo a los datos de Iberinform, de cada diez empresas españolas cuatro esperan crecimientos de su facturación a corto plazo, frente a una que prevé retrocesos en sus ventas.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.