Tecnología

El curioso invento que podría reemplazar a los pendrives

pendrive

Cada vez generamos más datos, y cada vez tienen mayor valor pero ¿dónde podemos almacenarlos todos? Ante una posible crisis de almacenamiento de datos investigadores belgas han desarrollado una alternativa a los pendrives mucho más sostenible.

Cada vez generamos más datos, y eso son malas noticias para la Tierra. El proceso para fabricar las memorias USB que usamos para almacenar información hoy en día es dañino para el medio ambiente. Así, guardar todos los datos en servidores no es mucho mejor, dado el alto consumo de energía que supone.

Sin embargo, a medida que aumenta la demanda de almacenamiento de datos los investigadores han empezado a buscar alternativas de almacenamiento más sostenibles, y algunos ya parecen haber hecho grandes avances.

Se trata de un equipo de investigadores belgas, que han encontrado una manera de almacenar datos en polvo. Expertos en química, bioquímica e informática, todos los científicos han aunado sus esfuerzos para dar con lo que esperan que se convierta en el nuevo pendrive sostenible.

Inspirándose en la manera en la que el ADN guarda la información genética, a lo largo de los últimos 5 años han inventado un proceso químico por el que pueden guardar datos en polvo, que después puede descifrarse con un análisis bioquímico que vincula las moléculas a una web, mapa o app, explican desde The Telegraph.

Los científicos han investigado la posibilidad de usar ADN como alternativa a almacenar datos, pero han aparecido limitaciones prácticas en el proceso” explicó Steven Martes, científico del equipo de investigación en una publicación.  “Para contrarrestar estas desventajas los químicos los últimos años han estado intentando almacenar datos en macromoléculas sintéticas definidas en secuencias“, añadió.

Comienzan a almacenar contraseñas de Bitcoin…en el ADN

De momento no pueden almacenar información muy pesada, limitándose a textos cortos y códigos QR; no obstante, en el futuro esperan que pueda almacenar tanta información como una memoria USB, incluyendo fotografías y películas.

Puedes consultar el estudio original en Nature.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.