El cuerpo humano será el centro del ‘Internet de las Cosas’ (Infografía)

cuerpo-humano

La revolución tecnológica que está produciendo la nueva era llamada El Internet de las Cosas, un concepto que define un mundo en el que cada vez más objetos son capaces de conectarse a la Red, está produciendo un impacto social en los seres humanos que tendrá su repercusión más extrema en el futuro. Esto lo decimos porque, según un estudio realizado por el Instituto VINT, laboratorio de tendencias de Sogeti, 50.000 millones de objetos estarán conectados a Internet en el año 2020.

Muchos de estos objetos conectados serán los que sustituyan a los actuales dispositivos por terminales insertados en, sobre y dentro del propio cuerpo del ser humano. Esto quiere decir que a partir de ahora, millones de dispositivos irán disminuyendo las fronteras que separan al ser humano con ellos para, en un futuro, formar parte de él, lo que creará un sentimiento de empatía entre el hombre y las máquinas.

Por ello, VINT ha identificado seis categorías de lo que han denominado “cosas empáticas”:

  • Wearables, dispositivos ponibles que, ubicados junto a la piel proporcionan una visión en datos corporales tales como el ritmo cardiaco, como pueden ser las huellas de los dedos para encender una luz de la habitación.
  • Augmentables, aquellos que complementan los sentidos con datos procedentes del entorno del usuario. Por ejemplo, una gafas digitales que te permitan recaudar información.
  • Surroundables, combinan datos del ser humano con información externa. Por ejemplo, un tatuaje de un código que permita desbloquear un dispositivo.
  • Enchantables, objetos cotidianos equipados con tecnología inteligente, que proporcionan por ejemplo recordarte la hora en la que te tienes que tomar la medicina.
  • Swallowables, convierten datos del cuerpo en un identificador digital. Un ejemplo claro pueden ser las camisetas que te miden las pulsaciones.
  • Y por último los biohackables, son aquellos que están implantados bajo la piel para mejorar el desarrollo humano. Por ejemplo una pastilla de identificación que permita abrir la puerta de tu casa sin la necesidad de utilizar las llaves.

Para tener éxito en este nuevo entorno de las “cosas empáticas”, VINT aconseja a las empresas la elección de “lo digital”, ya que, a través de la tecnología éstas pueden añadir una nueva capa de intimidad con sus clientes, con una interacción mucho más personal que además permite obtener un nuevo nivel de información sobre el consumidor, para abrir las puertas a nuevas oportunidades de venta. Al mismo tiempo, recomienda construir sistemas dinámicos capaces de generar empatía y ofrecer ese valor añadido. Por otro lado, aconseja analizar en qué situación y a través de qué tipo de dispositivos se produce la conexión (por ejemplo, un conductor de camión no puede trabajar con un portátil en sus rodillas, pero unas gafas digitales le proporcionan el tipo de conectividad que necesita). Además, recomienda mejorar las bases de conocimiento, en las que a los datos se sumen los metadatos, claves en el contexto específico de cada usuario. Por último, los autores del estudio aconsejan crearpuentes entre los usuarios avanzados y el resto de personas, para ello recomiendan que la transición se realice de forma secuencial, sin olvidar, por otro lado, cuidar la privacidad.

Iván Durán

Nacido en Madrid allá por el 1992. Periodista formado en la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada. Aprendiendo a redactar y especializándome en contenidos tecnológicos en TICbeat

Contenidos Relacionados

Top