Tecnología

El comercio electrónico español facturó 25.354 millones de euros en 2016

Cada vez más españoles compran online (y por mayor montante). En paralelo, también crecen las reclamaciones y se constata que el pago móvil no termina de despegar.

El cambio en los hábitos de consumo de los españoles, del retail tradicional hacia el e-commerce, parece consolidarse año tras año. Así lo confirman los datos que hemos conocido hoy por parte del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Según sus datos, el comercio electrónico en España creció un 22,2% entre 2015 y 2016, hasta anotar una facturación total de 25.354 millones de euros.

Un crecimiento exponencial que se debe, principalmente, al aumento del gasto medio por habitante, a la progresiva democratización de esta forma de compra (21,2 millones de personas, 3,6% más que el año anterior) y, de forma más indirecta, a la progresiva extensión de la digitalización entre la sociedad española (el 81,7% de la población ya está conectada a Internet, 0,9 puntos porcentuales más que el curso anterior).

2017, el comienzo de la época dorada del ecommerce en España

Los productos que siguen liderando el negocio online son las reservas de alojamiento y paquetes turísticos (46,6%), billetes de transporte (46,6%), ropa, complementos y artículos deportivos (46,5%) y entradas a espectáculos (43,2%).

Entre las razones para realizar compras online siguen situándose en cabeza el precio, las promociones y ofertas (75,3%) y la comodidad (68,6%). Por el contrario, los internautas que siguen optando por acudir a tiendas físicas apelan a poder ver el producto en la tienda (74,2%), al igual que critican los gastos de envío (79,9%) y las deficientes garantías de devolución o cambio del producto si este no resulta satisfactorio o llega defectuoso (69,2%). La atención al cliente (66,9%) y las garantías sobre el uso de los datos personales también son aspectos susceptibles de mejora (64,9%).

De hecho, el informe también recoge que un 16,9% de los compradores ha tenido problemas con las compras realizadas en 2016, siendo la recepción de un producto estropeado, la no recepción del mismo y los retrasos en la entrega los principales problemas experimentados. Se incrementa también el número de compradores que han devuelto algún producto (18,9% en 2016 frente a 16,6% en 2015) y casi 8 de cada 10 han puesto una reclamación cuando han tenido problemas con su compra.

En otro orden de cosas, las tarjetas de crédito y débito continúan siendo la forma de pago preferida a la hora de hacer la compra (67%). Los sistemas intermediarios de pago –como PayPal- se consolidan como segunda opción, con un importante ascenso respecto a 2015 (28,1% frente a 22,9%) mientras que el pago contra reembolso es cada vez más minoritario (7,8%) y el pago a través del móvil no termina de despegar (0,3%).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.