Tecnología

El ‘brexit’ podría complicar el tráfico de datos entre la UE y Reino Unido

brexit

El tráfico de datos a un lado y otro del Canal de la Mancha podría resentirse sobremanera en caso de que se consume el tan temido ‘brexit’.

La industria tecnológica ya ha mostrado su postura clara en contra de la salida del Reino Unido de la Unión Europea -el conocido como ‘brexit’-. Incluso el mismísimo Stephen Hawking se ha pronunciado sobre los riesgos de esta postura. Y, aunque la firma de análisis IDC no ha contemplado riesgos acuciantes en el terreno de las telecomunicaciones en caso de que los británicos abandonen la UE, existen muchos de la industria TIC donde el famoso ‘brexit’ podría tener implicaciones serias.

En ese sentido, el tráfico de datos a un lado y otro del Canal de la Mancha podría resentirse sobremanera en caso de que se consume el tan temido ‘brexit’. Así lo aseguran distintos expertos, entre ellos la firma de abogados Olswang, cuyas opiniones ha recogido Reuters. Reino Unido ha sido históricamente defensor de posiciones más tolerantes a la intromisión de organismos de seguridad en sus datos confidenciales y privados, con lo que una posible independencia de los dictámenes comunitarios podría dar rienda suelta a esta vieja ambición.

Sentadas estas sospechas, Bruselas no tardaría en endurecer las garantías que se les exigirían a los proveedores de servicios tecnológicos británicos para poder trabajar con datos provenientes del Viejo Continente. Unas trabas que ya están sufriendo las grandes multinacionales de Estados Unidos a la hora de mover información desde Europa a sus centros de datos al otro lado del Atlántico. Ello provocaría un importante coste económico no sólo para las compañías británicas, sino que las empresas de la UE también tendrían que afrontar los gastos de expertos en asesoramiento, cambios de emplazamiento de sus datos y de los flujos de reenrrutamiento, modificación de programación en algunos casos, etc.

Reino Unido podría tratar de emular a Noruega

Las consecuencias serían mucho menores si el hipotético Reino Unido que salga de la Unión Europea decida negociar con la Comisión y los restantes países miembro para llegar a un acuerdo similar al que mantiene Noruega, nación que se erige como estandarte de Europa pese a no pertenecer a la UE.

Noruega, junto a otros 1o países, aplica todas las regulaciones de datos que impulse la Unión Europea, sin poder de decisión directa sobre la misma. A cambio obtiene pleno acceso al mercado único y al tráfico libre de información con cualquier nación europea.

En caso de no querer ceder tanta soberanía (lo cual invalidaría en gran parte el ansia antieuropeísta de Reino Unido), los británicos también podrían optar por el modelo de Suiza, país que aplica sus propias normativas de protección de datos pero que exige a todas las compañías que trabajan con empresas de la UE que cumplan la normativa comunitaria.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.