Tecnología

“El antiguo Google era un lugar genial para trabajar. ¿El nuevo?”

¿Vendetta, desahogo o constatación de que Google ya no es lo que era? James Whitaker, un ex ingeniero de Google, ha publicado un durísimo post contra la compañía explicando las razonas por las que ha dejado de trabajar en el buscador. El resumen final de su exabrupto está claro: Google ya no es una empresa cool. “El antiguo Google era un lugar genial para trabajar. ¿El nuevo?”, cierra Whitaker su reflexión tras unas conclusiones demoledoras.

Para empezar, James Whitaker – cuyas palabras se han convertido en la comidilla de toda la prensa especializada estadounidense – lamenta que Google era una compañía innovadora. Ya no. “El Google que me apasionaba era una compañía tecnológica que empujaba a sus empleados a innovar”, afirma en un post en su blog. “El Google que dejé era una compañía del mundo de la publicidad con  un único enfoque corporativo”.

Whitaker recuerda que, aunque Google vivía de la publicidad, el peso de la misma no se notaba en el día a día de los trabajadores. “Estábamos convencidos de que Google era una compañía tecnológica antes que cualquier cosa”, explica. Eric Schmidt dirigía la firma como una empresa de innovación, en la innovar era por tanto la principal motivación de la plantilla. El ex empleado también apunta que para medrar en el organigrama de la firma no era necesario estar en ninguno de los círculos de los ejecutivos de la misma.

Ahora ya no. James Whitaker pinta una Google obsesionada por superar (sin éxito) a Facebook, en una lucha sin cuartel dirigida por el propio Larry Page. Según el ex trabajador de la firma, Google es como el “niño rico” que descubre que no está invitado a la divertida fiesta… y que monta la suya propia para intentar acabar con la exitosa. Por ahora a la firma no le está dando resultados. Wave y Buzz fueron un fracaso y ahora la compañía se centra en Google +, un nombre, según Whitaker, desafortunado.

“Los días en los que el viejo Google contrataba a gente inteligente y los empujaba a inventar el futuro se han acabado”, lamenta. “El nuevo Google sabe sin lugar a duda como quiere que sea el futuro”, denuncia.

Pero las palabras de Whitaker no son las únicas: a él se ha sumado otro ingeniero de Google que en un artículo ha lamentado el rumbo de la empresa. Michael Church, ingeniero de software en Google, ha explicado, mediante un comentario en una noticia sobre las palabras de su ex compañero, que la firma ha cambiado desde que, entre 2009 y 2010, se contrataron mandos procedentes de “Oracle, IBM e Intel”, como recoge Business Insider.Church denuncia la desaparición del famoso 20% del tiempo para innovación, un nuevo sistema de promoción de empleados y otros cambios derivados, básicamente, de la introducción de una línea de mando intermedia que dificulta el trabajo de los ingenieros.

Sobre el autor de este artículo

Raquel C. Pico