Tecnología

El 47% de la población mundial ya tiene acceso a Internet, según la ONU

internet union europea

Más de 3.500 millones de personas ya se conectan a Internet, después de que 300 millones de ciudadanos del mundo hayan engrosado este afortunado grupo en el último año.

Más de 3.500 millones de personas ya tienen acceso a Internet, el equivalente al 47% de la población mundial. Así lo asegura la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo dependiente de las Naciones Unidas (ONU), en un informe en el que, sin embargo, resalta el enorme camino que queda por recorrer. Y es que, pese a sumar en tan sólo un año 300 millones de nuevos internautas, la realidad es que todavía hay 3.900 millones de ciudadanos del mundo que están fuera de este entorno digital y sufren las desigualdades -económicas y sociales- de no tener acceso a la Red de Redes.

En ese sentido, la ONU alerta especialmente de que la mayoría de estas personas se encuentran en países en desarrollo, de forma destacada en África y Asia. De hecho, el documento refleja la brecha existente entre los países industrializados, cuyo nivel de conectividad se acerca a la saturación, y las naciones más pobres de África subsahariana, donde menos del 3% de la población tiene acceso a la red.

Para ser más exactos, el 55% de la población global sin acceso a Internet se concentra en apenas seis países, que incluyen a China e India. Esta última nación es, curiosamente, un ejemplo agridulce de este camino hacia la conectividad global, en tanto que ya ha sobrepasado a Estados Unidos para convertirse en el segundo mayor mercado de Internet, con 333 millones de usuarios, sólo detrás de China, cuyos 721 millones de internautas lo colocan como líder mundial en el sector.

A pesar de estos retos pendientes, la ONU se muestra optimista frente al potencial que ofrece la banda ancha móvil y subraya que 165 países cuentan ya con redes móviles de alta velocidad 4G. Los expertos argumentan que, si el acceso casi universal a los teléfonos móviles básicos pudiera convertirse a teléfonos inteligentes, esos aparatos ayudarían a acelerar el desarrollo de esta conectividad masiva.

Recordemos que el acceso a Internet no sólo contribuye a un mayor crecimiento económico, sino que es un elemento clave en la inclusión social en las regiones más desiguales del mundo y a la protección medioambiental, al promover un cambio de modelo productivo.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.