Tecnología

El 43% de las empresas implementará proyectos de IoT en 2016

La Internet de las cosas valdrá 7 billones de dólares en 2020, según IDC

Cuatro de cada diez compañías a escala mundial habrá apostado, antes de que acabe el año, por iniciativas de Internet de las Cosas.

2016 será el año de la adopción masiva del Internet de las Cosas (IoT). Así, al 29% de compañías que ya están desarrollando proyectos en los que están involucrando dispositivos conectados, se unirá este curso otro 14% que está planeando ejecutar alguna iniciativa en esta línea en los próximos 12 meses.  Se trata de un crecimiento del 50% respecto al pasado curso, lo que permite sumar un total de 43% de compañías en las que el IoT pronto será una realidad cotidiana.

Al menos así lo asegura la firma de análisis Gartner, la cual añade que otro 21% de las empresas a escala mundial planea implementar el Internet de las Cosas en el seno de su organización después de 2016. De este modo, el 64% de las empresas acabarán, a corto plazo, apostando por esta tendencia para monitorizar, obtener información fiable y actuar en tiempo real sobre sus instalaciones, servicios y un sinfín de elementos.

Analizando los datos por sectores de actividad, las industrias pesadas son las que mayor uso están haciendo de los dispositivos conectados para obtener valor en sus negocios. Concretamente, más del 56% de las ‘utilities’, como las empresas de petróleo, gas o fabricación intensiva, ya habrán desarrollado proyectos de IoT cuando acabe este año, frente al 36% del resto de empresas e industrias que los han llevado a cabo.

El IoT para mejorar la eficiencia interna

En aquellas organizaciones que ya han implementado el Internet de las Cosas, la atención se ha centrado en las mejoras operacionales internas más que en objetivos externos de cara al cliente. Por ello, hasta la fecha, el modelo de negocio principal del IoT se está centrando en objetivos como lograr una mayor eficiencia, ahorro de costes y una mayor utilización de activos (52 por ciento del total), frente a otros beneficios secundarios, como la mejora de la experiencia del cliente o el aumento de los ingresos (40 por ciento).

Sin embargo, para lograr estos ansiados beneficios hay que superar algunas piedras por el camino. En ese sentido, las empresas que han llevado a cabo proyectos de IoT destacan como grandes obstáculos a tener en cuenta la seguridad cibernética, la integración y la gestión de los requerimientos del negocio. Además, la gestión de los flujos de trabajo y procesos también se perfilan como otras de las principales preocupaciones para aquellos que planean poner en práctica iniciativas de Internet de las Cosas en los próximos meses.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.