Tecnología

Eco-Cooler, un aire acondicionado casero que funciona sin electricidad

Eco-Cooler, un aire acondicionado casero sin electricidad
Escrito por Juan Carballo

Eco-Cooler está hecho con materiales reciclados y funciona sin electricidad. Este aire acondicionado casero puede bajar hasta 5 grados la temperatura.

Se acerca el verano y, dependiendo de la zona donde vivamos, las temperaturas pueden llegar a límites insoportables. Contar con un buen sistema de aire acondicionado es una buena manera de paliar el calor, pero desde Bangladesh, donde el 70% de la población sobrevive en chozas con techos de hojalata, nos llega Eco-Cooler, un aire acondicionado casero hecho con materiales reciclados que funciona sin electricidad.

Para hacer nuestro propio Eco-Cooler, solo necesitamos una plancha de madera del tamaño aproximado de una ventana. Después, realizamos una serie de orificios lo suficientemente grandes como para que quepa el cuello de una botella de plástico. Por último, recortamos el fondo de varias botellas como se ve en el vídeo e introducimos el cuello a través de los huecos que hicimos anteriormente.

Eco-Cooler se puede instalar en cualquier ventana y funciona por el mismo principio físico que actúa cuando soplamos a la comida para enfriarla. Si mantenemos la boca abierta y exhalamos aire sobre nuestra mano notaremos calor, pero si hacemos lo mismo con la boca casi cerrada el aire que expulsamos está frío. Este aire acondicionado casero funciona de la misma manera: la base de la botella recoge el aire caliente del exterior y a medida que pasa a través del cuello de la botella el aire se enfría.

Los 7 inventos más prometedores de Kickstarter

El cambio de temperatura al utilizar este sistema alcanza los 5 grados centígrados. Puede no parecer mucho, pero cuando uno vive en un país o en una región muy cálida donde fácilmente se superan los 45 grados en verano, una diferencia de 5 grados es algo muy relevante.

Si en lugar de utilizar una plancha de madera del tamaño de una ventana utilizamos algo un poco más grande, del tamaño de una puerta por ejemplo, el efecto de Eco-Cooler podría incrementarse unos grados más. Así de versátil es este aire acondicionado casero. Y lo mejor de todo: solo necesitamos algunos materiales reciclados y un poco de paciencia.

Artículo original | ComputerHoy.com

Sobre el autor de este artículo

Juan Carballo

Periodista de formación, curioso hasta la médula. Mi interés por la tecnología me viene de lejos, cuántas veces desconfiguré y arruiné aquel IBM de mi infancia buscando respuestas a la magia de la informática. Hoy sigo igual, pero esta vez mi objetivo es compartir esta pasión con vosotros y seguir aquí en la brecha.

  • Se desprende que la parte estrecha tiene que mirar hacia dentro. Si recogemos aire caliente de afuera con este artilugio entrará aire fresco?. Supongo que este artilugio deberia colocarse en una parte fresca para que el aire sea lo más fresco posible, a ser posible que haya una corriente de aire, de lo contrario solo conseguiremos que entre más aire caliente de afuera. Es evidente que a una pared que le de el sol no servirá de nada.