Los ebooks se enfrentan a la subida del IVA

El impuesto sobre el valor añadido del mundo del libro electrónico siempre ha tenido características de dolor de cabeza para las firmas del sector. Para empezar, aunque el libro en general como producto cultural estaba gravado con el 4% (y seguirá estándolo, es una de las pocas excepciones en productos culturales que no dio el salto de repente al 21%), el ebook no se considera libro para los impuestos, sino descarga. El IVA para ellos era antes de la subida del 18%. Ahora lo es del 21%.

La situación no es sin embargo para todos los jugadores igual. El IVA del libro electrónico se asocia a descargas por culpa de la norma europea (norma que se espera cambie en el futuro inmediato) pero Francia y Luxemburgo han decidido bajarlo antes de la llegada de esa nueva norma. Así, otros jugadores del mercado que tributan en esos países afrontan un impuesto más bajo y tienen más margen de maniobra para bajar los precios. Amazon, por ejemplo, aplicaba no hace mucho el IVA del 3% a sus libros electrónicos en venta para España: la empresa está basada en Luxemburgo, que es un país de la Unión Europea y que por tanto puede vender a España sin problemas.

A este ya pequeño rompecabezas del mercado del libro electrónico, con su IVA por encima de lo que debería (la única diferencia entre el libro tradicional y el electrónico es que el segundo necesita un ereader para poder ser leído), se suma ahora la subida de este impuesto en España. Los ebooks son uno de los productos que deben ser gravados con el 21%, tres puntos porcentuales más que el 18% que sufrían hasta ahora y que aumentará su precio (y la sensación, quizás, que tienen algunos lectores de que el libro electrónico es demasiado caro para ser un formato sin gastos de impresión y de distribución).

Las editoriales electrónicas deben enfrentarse así a un nuevo reto, a una nueva dificultad en un mercado que está empezando. Muchas ya han dejado claro vía nota de prensa o actualización en Twitter que mantendrán sus precios y que no subirán para amortizar la subida del IVA. Leer-e es una de las editoriales que no subirán precios. Ellos asumirán la subida del IVA en su catálogo de más de 1.000 títulos e incluso, para incentivar las ventas en el primer mes del nuevo impuesto de valor añadido, lanzarán una promoción especial que descontará el 21% del precio de algunos libros, los de las colecciones Palabras Mayores (que recoge a algunos de los clásicos contemporáneos que gestiona la agente Carmen Balcells, como Cien años de soledad de Gabriel García Márquez), la colección Libr-e (con algunos de los escritores actuales en formato ebook), la biblioteca Corín Tellado y los títulos de iBuku. “Leer-e quiere incentivar la lectura de sus clientes tras las vacaciones estivales”, explica Ignacio Latasa, director editorial de Leer-e, “y apoyar así a un consumidor que, con las medidas adoptadas, verá incrementados sus gastos considerablemente”.

Pero la firma no es la única editorial que asumirá el coste del IVA:  Tagus, la división editorial electrónica de Casa del Libro, también lo hará. “En Casa del Libro hemos apostado por asumir la subida del IVA de los libros digitales”, explica Xavier Solà, director del casadellibro.com. La firma mantendrá también su política de precios bajos, que tan buenos resultados ha dado a algunos de los contendientes de este mercado. “En los últimos meses la penetración de la lectura digital ha aumentado significativamente, lo que a su vez ha provocado cambios en el sector que están favoreciendo la adopción del libro digital”, señala Solà. “Uno de ellos es la bajada del precio de los ebooks, que hoy están un 60% más económicos que hace tan solo un año”. Así, intentarán seguir apostando en el tema de precios. “Estamos potenciando mucho la bajada de precios”, indica Xavier Solà, “por lo que el salto a la lectura digital no debería verse frenado”.

Por su parte, B de Books, la pionera división de libro electrónico de Ediciones B (fueron los primeros en no incluir DRM en sus libros en las grandes editoriales), lo anunciaba a primera hora de la mañana del lunes en Twitter . Su departamento de comunicación confirmaba la medida por teléfono poco después. “No queremos que al lector le afecte este tipo de subida”, nos explica Ilu Vílchez, responsable de B de Books, “por supuesto que es un sector en plena evolución y lo que necesitamos es conseguir más lectores… no perderlos por el camino”. La política de la firma es la de ofrecer libros electrónicos a un coste bajo, competitivo .”La política inicial de B de Books de mantener precios bajos será para siempre, no vamos a variar nuestra política y somos coherentes con nuestras decisiones”, señala Vílchez.

Ellos no harán ninguna campaña especial de ofertas a raíz de la subida del IVA. “Nosotros estamos ahora en plena campaña de la vuelta al cole”, indica su responsable, “y constantemente estamos realizando campañas con ofertas de nuestras novelas de histórica, thriller, romántica, etc… No nos volcamos especialmente con que la gente compre antes de que suba el IVA o no, más bien queremos que sigan comprando con total normalidad todo el año”.

¿Golpe para un sector que está empezando?

La subida del IVA es un golpe para una industria que está empezando y que aún tiene que conquistar a los compradores (y convencerlos de que es mejor comprar que piratear). “La subida del IVA supondrá un mazazo en general para cualquier industria”, apunta Ilu Vílchez, de B de Books, cuando le preguntamos por el golpe que dará el crecimiento de impuestos al sector, “por suerte los libros físicos no han sufrido este cambio y todo está como antes. En cuanto a lo digital, estamos convencidos de que es lógico que no se mantengan los mismos precios que los libros físicos, en este tema estamos de acuerdo con los compradores”. Vílchez recuerda que ellos apuestan por la no encriptación de ebooks, “para que el lector les de el mismo uso como si fuera un libro de papel”.

Por su parte, Ignacio Latasa apunta que aunque “en un principio todo parece que sí” (que la subida del IVA va a afectar al sector) hay que poner en contexto esa afirmación. “La mayoría de los editores no van a repercutir la subida. El que va a ganar menos es el editor, el autor… No creo que afecte al consumidor”, explica. Los males del sector del libro electrónico van más allá de la subida del IVA de ahora. “Ya estaba mal”, señala, soportando un impuesto sobre el valor añadido del 18%. “El precio se ve penalizado por el IVA pero no es sólo cuestión de esto”, indica, reclamando mayor flexibilidad para bajar los precios en editores o tiendas.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

Top