Drones

Rolls-Royce, de fabricar los motores de aviones a liderar los taxis voladores

volocopter taxi aereo

El taxi volador de Rolls-Royce podría transportar de cuatro a cinco personas a velocidades de hasta 402 kilómetros por hora durante una autonomía de hasta 804 kilómetros.

Muchos conocerán a Roll-Royce como ese fabricante de coches de lujo que tanto brillan entre la nobleza y alta sociedad británica. Pero no menos importante es su división aeronáutica, responsable de los motores de muchos de los aviones que cada día surcan nuestros cielos. Y en esas lides, el futuro parece pasar por los taxis voladores.

En eso están trabajando ya los grandes de la aviación -como Boeing o Airbus- y Rolls-Royce no quiere perder la estela de esta tendencia creciente. En concreto, la compañía británica ya ha diseñado un sistema de propulsión para un taxi volador y está en plena búsqueda de socios -principalmente de fuselaje y sistemas electrónicos- para desarrollar un proyecto que espera que pueda llegar a los cielos a principios de la próxima década.

Uber ve los taxis voladores en un horizonte de 5 o 10 años

El taxi volador de Rolls-Royce podría transportar de cuatro a cinco personas a velocidades de hasta 402 kilómetros por hora durante una autonomía de hasta 804 kilómetros. Según ha informado la propia compañía, su concepto de vehículo de despegue y aterrizaje vertical usa una turbina de gas para generar la electricidad que debe alimentar seis propulsores especialmente diseñados para tener un perfil de bajo ruido.

Los taxis voladores no son un sueño nuevo en el imaginario colectivo. Volocopter es el primer vehículo aéreo autónomo que -movido tan solo de electricidad- ha conseguido ya transportar a personas sin necesidad de un pilotaje profesional. Fue en 2011, apenas un año después de que se fundara E-Volo (la empresa alemana detrás de esta innovación), cuando un incipiente prototipo de dron-helicóptero con 18 rotores consiguió llevar a un humano por los cielos durante minuto y medio. A su vez, Uber también está en pleno proceso de trabajo con sus socios industriales para poner el taxi volador en marcha en menos de una década.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.