Drones

Un hombre derriba a tiros un dron que sobrevolaba su casa en Kentucky

¿Qué transportarán los drones en España? Ecommerce y WiFi, el ejemplo estadounidense
Escrito por Redacción TICbeat

William Merideth fue arrestado, acusado de un delito contra la propiedad, la misma que él afirmó defender con su arma.

El de la privacidad es uno de los debates que sobrevuelan desde hace tiempo a los drones, esos aviones autodirigidos que, si se cumplen las profecías de los analistas y gurús de las nuevas tecnologías, pronto plagarán nuestro espacio aéreo. Nunca ha sido un secreto que la videovigilancia y la toma de imágenes sea una de las utilidades de estas aeronaves; lo que sí puede generar sorpresas es la reacción de algunos ciudadanos ante ella.

Y, de hecho, ya lo está haciendo. Desde Kentucky, en Estados Unidos, llega una noticia que ha aparecido en las televisiones y portadas norteamericanas: la de un hombre que decidió tomarse la justicia por su mano cuando la presencia de un dron que sobrevolaba su hogar empezó a incomodarle. William Merideth derribó a tiros con su escopeta un dron equipado con una cámara cuando consideró que llevaba demasiado rato merodeando su propiedad.

Y ése, merodear, es el verbo que el implicado ha utilizado en las declaraciones públicas que ha realizado sobre el suceso. El dron no estaba volando, ha asegurado en una entrevista con la publicación Ars Technica, sino merodeando su jardín, en cuya piscina, por cierto, estaba su hija de 16 años. “Estaba ahí, merodeando. Nunca habría disparado contra él si estuviera volando”, ha declarado.

Merideth fue arrestado poco después de los hechos, acusado de un delito de violencia y de –ironías de la vida- otro contra la propiedad, en este caso, contra el dron que sobrevolaba su jardín. El dueño del mismo, David Boggs, tampoco ha querido quedarse callado, y ha asegurado en declaraciones a distintos medios que la aeronave apenas pasó dos segundos sobrevolando la propiedad de Merideth, y que, además, lo hizo a unos 200 pies de altura (unos 60 metros). Boggs afirma que cuenta, en su tableta iPad, con un vídeo y un registro de los datos de vuelo del dron, que prueban que su versión es cierta.

Por su parte, el autor de los disparos, confía en que los cargos contra él sean retirados en breve. “Mis hijos entraron en casa, y me dijeron que había un dron sobrevolándola y que no era la primera vez que sucedía. Salí a mirar, y mis vecinos también estaban allí, preguntándome qué iba a hacer. Y les dije que nada, a no ser que entrara en mi propiedad”, ha relatado.

Más allá de lo pintoresco de la noticia, que llega desde un país en el que la tenencia de armas genera con frecuencia incidentes de este tipo, Merideth no es el único alarmado por el vuelo de los drones con cámaras. En un reciente dictamen, un grupo europeo de trabajo del que forma parte la Agencia Española de Protección de Datos alertaba de los riesgos que pueden surgir como consecuencia de la toma de imágenes desde un dron, señalando la falta de transparencia que puede darse, ya que es difícil divisar desde el suelo si estos aparatos son capaces de recoger datos, cuáles son éstos, con qué propósito se recopilan y por parte de quién.

Foto cc: Don McCullough

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.