Drones

Así aterrizarán los drones de reparto de Amazon – Vídeo

Así aterrizarán los drones de reparto de Amazon - Vídeo
Escrito por Redacción TICbeat

Una alfombrilla servirá a los clientes del servicio Prime Air para determinar el área en la que quieren que les sea depositado su pedido.

Aunque no acapare tantos titulares como en 2013, cuando sus imágenes se colaron en informativos de medio mundo, el gigante del comercio electrónico Amazon continúa trabajando en Prime Air, el proyecto con el que quiere instaurar el reparto en media hora mediante drones como una modalidad más de entrega de pedidos en su plataforma. Y tiene novedades.

En plena resaca del Black Friday, esa intensa jornada de promociones y compras que han vuelto a batir récords, Amazon ha desvelado el aspecto de su dron, una estructura plana y horizontal (recuerda a un palé volador) en azul, blanco y amarillo en un nuevo vídeo promocional, en el que explica que puede volar una extensión de 15 millas (unos 24 kilómetros) y alcanzar una altura de cerca de 400 pies (en torno a 100 metros).

El vídeo se centra, además, en otro aspecto, en este caso, cómo se las apañarán sus aeronaves para aterrizar. Porque el tema de los drones despierta multitud de incógnitas, desde las implicaciones para la privacidad de los individuos o para la seguridad del espacio aéreo hasta cuestiones más mundanas como la autonomía de vuelo o la capacidad máxima de carga. Pero lo cierto es que no mucha gente había prestado demasiada atención hasta ahora al aspecto del aterrizaje: ¿dónde podría tomar tierra un dron que nos trae un libro que hemos comprado por Internet?

Ése es el último problema que los expertos de Amazon han querido solventar, como explican en un vídeo presentado y narrado por el periodista y ex automovilista británico Jeremy Clarkson. Clarkson se cuela en un hogar idílico, una de esas casas unifamiliares con jardín de las películas americanas, que espera un pedido de Amazon. La entrega, en este caso, se produce mediante un dron, lo que acelera y agiliza el proceso, y es la madre de la familia la que se encarga de indicarle a éste dónde debe aterrizar para dejar el pedido. Lo hace mediante una especie de alfombrilla, parecida a la de los ratones, con la ‘a’ del logotipo de Amazon, que debe dejar en un espacio despejado. Desde las alturas, el dron se encarga de detectarla, de notificar, como ya hace cuando se desplaza, la existencia de obstáculos cercanos, y desciende hasta depositar el paquete sobre ella.

Parece muy sencillo, pero las preguntas de los usuarios ya han comenzado a brotar como un manantial: ¿y si mi perro se cuela en el área de aterrizaje?, ¿y si no tengo un jardín grande y despejado?, ¿y si dejo la alfombrilla sobre el techo de un coche en movimiento?, ¿se las apañará también el dron para dejar el paquete sobre él?

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.