Tecnología

Drones para la exploración espacial

Titan_multi_spectral_overlay
Escrito por Rafael Claudín

La NASA tiene planes para explorar Titán gracias a vehículos no tripulados preparados para la ocasión.

La tecnología de los drones ha avanzado tanto en los últimos años que ya están preparados para dar el siguiente paso en su evolución. Y en la nuestra. Después de sido espías y juguetes, y de haberse planteado una jubilación como agentes de tráfico, los drones pueden convertirse en una herramienta imprescindible en la exploración espacial.

Pensándolo bien, son la solución perfecta. Las futuras sondas espaciales podrían incorporar un par de ellos a un precio no demasiado elevado, y enviarlos en misiones de exploración de superficie para que recojan muestras y las lleven de vuelta a la sonda, rebautizada para la ocasión como nave nodriza. Lo que me suena demasiado a la serie V, pero la NASA no tiene la culpa de que me criara en los 80.

De momento, los planes de la NASA, en concreto del Jet Propulsion Laboratory, se limitan a Titán, la mayor y más conocida de las 62 lunas de Saturno (y contando: como recuerda Dvice, recientemente le nació una nueva, pequeña y helada, al planeta). La idea es enviar un dron quadcopter, con cuatro rotores, de tan solo 10 kilos de peso, para explorar la superficie de Titán.

El dron aterrizaría en la superficie, recogería muestras y volvería a su nave nodriza, que esperaría pacientemente en las proximidades de la luna. En la nave podría ser recargado para volver a la superficie en caso de que fuese necesario. Todo ello en busca de rastros de vida o química prebiótica. De salir bien el proyecto, quizá se convierta en práctica habitual, teniendo en cuenta que el coste sería mucho más reducido que el envío de vehículos como el Mars Rover.

Larry Matthies, investigador senior del JPL, donde supervisa el Computer Vision Group de la sección Mobility and Robotic Systems, señala que el uso de estos drones de bajo coste puede cambiar la exploración de nuevos planetas. Aunque no es casualidad que se empiece por Titán, un satélite que ha despertado siempre una curiosidad especial por ciertas similitudes con el planeta Tierra.

La principal fuente de energía de la luna es la radiación solar y en su hemisferio norte hay grandes lagos. Titán tiene además un ciclo similar al del agua… Aunque en su caso es un ciclo de metano. Todo ello lo hace fascinante. Hasta tiene estaciones, aunque cada una de ella puede durar casi una década. Más o menos como en Juego de tronos… Más fascinante todavía. En todo caso, lo que aún no está claro es cuándo iniciará la NASA su programa dron.

Sobre el autor de este artículo

Rafael Claudín

Rafa M. Claudín ha trabajado durante más de 15 años como periodista especializado en tecnología de consumo en medios como PC Actual, Computer Idea, Tech Style o la versión española de Gizmodo, además de colaboraciones en diversas revistas de videojuegos y otras más generalistas como QUO.